Últimas 15minutos

El papa clama por una Iglesia que no se burle de los pobres

El pontífice señaló que la superioridad debe quedar de lado porque se convierte en opresión y explotación

"Cuántas veces, también en la Iglesia, las voces de los pobres no se escuchan", dijo (Flickr)

15 minutos. El Papa lamentó que las voces de los pobres sean "objeto de burlas" o "silenciadas" en la Iglesia al criticar la puesta en práctica de lo que ha definido como la "religión del yo" entre los católicos que olvida que "el verdadero culto a Dios pasa a través del amor al prójimo".

Así se pronunció el Pontífice durante la misa de conclusión del Sínodo de la Amazonia en la que los representantes de los pueblos indígenas que han participado en este encuentro han ocupado en los primeros bancos.

"La religión del yo sigue, hipócrita con sus ritos y "oraciones", olvidando que el verdadero culto a Dios pasa a través del amor al prójimo. denunció el Pontífice".

En misa

La reunión eclesial se cerró con un documento en el que los obispos aprobaron la ordenación como sacerdotes de hombres con un diaconado permanente y casados en las zonas más remotas de la Amazonia, la petición de más ministerios laicos para las mujeres que reconozcan su liderazgo en la Iglesia y la definición del pecado ecológico.

En su homilía ante la jerarquía episcopal que este sábado votó el documento final que servirá al Papa para escribir una nueva exhortación apostólica, ha dicho que "también los cristianos que rezan y van a Misa el domingo están sujetos a esta religión del yo". "Podemos mirarnos dentro y ver si también nosotros consideramos a alguien inferior, descartable, aunque sólo sea con palabras", ha instado.

"Cuántas veces, también en la Iglesia, las voces de los pobres no se escuchan, e incluso son objeto de burlas o son silenciadas por incómodas", lamentó el Papa.

El rostro desfigurado de la Amazonía

De este modo, denunció actitudes que consideran "inferiores y de poco valor" a los demás y desprecian "sus tradiciones", borran "su historia", ocupan "sus territorios" y usurpan "sus bienes". "¡Cuánta presunta superioridad que, también hoy se convierte en opresión y explotación! Los errores del pasado no han bastado para dejar de expoliar y causar heridas a nuestros hermanos y a nuestra hermana tierra: lo hemos visto en el rostro desfigurado de la Amazonia", dijo el Papa.

Francisco dejó claro que rezar es dejar que Dios mire a las personas "por dentro sin fingimientos, sin excusas, sin justificaciones" ya que, según ha advertido, "del diablo vienen la opacidad y la falsedad, de Dios la luz y la verdad". De este modo, ha incidido en que "la raíz de todo error espiritual, como enseñaban los monjes antiguos, es creerse justos". "Considerarse justos es dejar a Dios, el único justo, fuera de casa", ha afirmado.

Los pobres son los "porteros del cielo"

"¡Cuántas veces vemos que se cumple esta dinámica en la vida y en la historia! Cuántas veces quien está delante, como el fariseo respecto al publicano, levanta muros para aumentar las distancias, haciendo que los demás estén más descartados aún", ha argumentado.

Francisco subrayó que estos días la Iglesia puso el foco en la Amazonia y en sus habitantes en "la precariedad de sus vidas, amenazadas por modelos de desarrollo depredadores". Y, sin embargo, aun en esta situación, muchos han testimoniado que es posible mirar la realidad de otro modo, acogiéndola con las manos abiertas como un don, habitando la creación no como un medio para explotar sino como una casa que se debe proteger, confiando en Dios.

Finalmente, agradeció a los padres sinodales el diálogo de estas semanas "con el corazón, con sinceridad y franqueza, exponiendo ante Dios y los hermanos las dificultades y las esperanzas".

Ver más

Más Compartidas