Últimas 15minutos

Burkina Faso vive una "crisis humanitaria dramática"

Burkina Faso padece una creciente oleada de violencia. El número de ataques, solo en la mitad de 2019, es mayor que en todo el año anterior

Una familia afectada por la violencia en Burkina Faso (WFP/Marwa Awad/DPA)

15 Minutos. La creciente violencia en Burkina Faso y el impacto de la crisis climática ponen a este país en el epicentro de la "crisis humanitaria dramática" que vive la región central del Sahel. Así lo aseguró el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidos este martes.

"Se está desarrollando una dramática crisis humana en Burkina Faso que ha afectado la vida de millones de personas", explicó el director ejecutivo del PMA, David Beasley.

Burkina Faso padece una creciente oleada de violencia. El número de ataques, solo en la mitad de 2019, es mayor que en todo el año anterior.

La situación provoca que "cerca de medio millón de personas se hayan visto obligadas a abandonar sus hogares y un tercio del país ahora es una zona de conflicto", dijo Beasley.

Según el PMA, los niveles de malnutrición están llegando a límites nunca vividos. En ese sentido, "si el mundo se toma en serio la tarea de salvar vidas, ahora es el momento de actuar", consideró su director ejecutivo.

Este país del África occidental sufre ataques yihadistas recurrentes desde abril de 2015. La violencia aumenta significativamente procedente de la vecina Malí. Vinculada, además, a grupos como Al Qaeda y el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, por su siglas en inglés).

Las regiones más afectadas por la inseguridad son la del Sahel (norte), que comparte frontera con Malí y Níger. También destaca la región Centro-Norte. Sin embargo, en el este del país, el conflicto también se ha degradado desde el verano de 2018. Su capital, Uagadugú, sufre atentados desde 2016.

Esto ha provocado el cierre de un buen número de escuelas. Muchos campesinos, incluso, han abandonado sus campos de cultivo, que son el sustento de cuatro de cada cinco burkineses.

Además, casi medio millón de personas se han visto forzadas a dejar sus hogares. Esto supone que Burkina Faso ya cuenta con el número más alto de desplazados internos de los países centrales del Sahel (Malí, Níger y Burkina).

A principios de año, la cifra de desplazados en Burkina Faso no llegaba a los 100.000. Ahora, es más de cinco veces superior.

Sin los altos niveles de violencia que están viviendo estos países en los últimos años, la situación en el Sahel es crítica por los estragos causados por la crisis climática, que ha forzado que las comunidades tengan que adaptarse "a un clima impredecible", según el PMA.

Ver más

Más Compartidas