Últimas 15minutos

Cascos azules de la ONU se unen a labores de reconstrucción en Beirut

El equipo se centrará en la retirada de escombros y las labores de construcción para facilitar una rápida reanudación de las operaciones en el puerto

El anuncio se produce a raíz de una orden del Consejo de Seguridad de la ONU para que la FINUL ayude al Líbano a recuperarse de los efectos de la explosión y de un llamamiento a estrechar la colaboración con las tropas libanesas (EFE/EPA/Wael Hamzeh)

15 minutos. La Fuerza de Paz de la ONU en el Líbano (FINUL) se unió este domingo a las labores de rehabilitación tras la devastadora explosión del 4 de agosto en Beirut.

Los Cascos azules participarán en la limpieza de escombros y los trabajos de construcción.

"A petición de las Fuerzas Armadas libanesas, la FINUL desplegó hoy (domingo) un destacamento formado por fuerzas de varios países en Beirut para ayudar a las autoridades libanesas en sus esfuerzos para lidiar con las repercusiones de la trágica explosión", informó en un comunicado la misión de Naciones Unidas.

Precisó que el equipo, dirigido por ingenieros, trabajará en la zona portuaria, donde se produjo la deflagración, y en el centro de la ciudad.

El equipo se centrará en la retirada de escombros y las labores de construcción "para facilitar una rápida reanudación de las operaciones en el puerto".

La decisión

El anuncio se produce a raíz de una orden del Consejo de Seguridad de la ONU para que la FINUL ayude al Líbano a recuperarse de los efectos de la explosión y de un llamamiento a estrechar la colaboración con las tropas libanesas.

"Es un momento especial para todos nosotros en la FINUL, ya que estamos proporcionando ayuda tangible a la población que lo necesita. Es importante para una misión como la FINUL, con más de 10.000 soldados, ayudar al país que nos ha estado acogiendo durante más de 42 años", dijo el comandante de la fuerza, general mayor Stefano Del Col.

El pasado 4 de agosto, explotaron 2.750 toneladas de nitrato de amonio que llevaban almacenadas en el puerto de la capital libanesa seis años.

La catástrofe dejó unas 300.000 personas sin hogar y causó al menos 191 muertos y más de 6.500 heridos.

Ver más