Últimas 15minutos

Absuelven a geriatra que aplicó eutanasia en Holanda

La paciente, que sufría de alzheimer, había firmado una petición de eutanasia en 2012, antes de que empeorara su enfermedad

La Haya rechazó la acusación de asesinato porque la geriatra cumplió con todos los requisitos legales (Imagen referencial: Flickr)

15 minutos. La Justicia holandesa absolvió a una geriatra de asesinato por practicar la eutanasia a una anciana con alzheimer avanzado que había dado señales contradictorias sobre su deseo de morir.

Asimismo le otorgaron prioridad a la declaración jurada de la paciente cuando aún estaba mejor.

La mujer firmó una petición de eutanasia en 2012, en previsión de que su estado de salud empeorase, perdiese la memoria y tuviera que ser ingresada en un geriátrico.

Pero en el 2017 la paciente no tenía tan claro que quisiera la muerte asistida, lo que su doctora achacó a la demencia severa que padecía.

A pesar de las contradicciones de la anciana sobre su deseo de morir, la médica Catharina A, junto a la hija y el marido de la paciente, sus representantes legales.

Así decidieron seguir adelante con el proceso de eutanasia y le pusieron una pastilla en el café, sin previo aviso.

Durante el proceso, la anciana despertó de forma repentina y opuso resistencia, lo que provocó que sus familiares, presentes en el geriátrico en ese momento, la agarraran por la fuerza para ayudar a la doctora a seguir aplicándole la inyección correspondiente.

Procedimiento judicial

Esta situación fue entendida como "asesinato" por la Fiscalía holandesa, que llevó el caso ante los tribunales por primera vez desde que se legalizó la eutanasia en 2002.

El fiscal Thijs Berger entendió que la doctora, ya jubilada, actuó de "buena fe".

Sin embargo, incumplió su deber de "evaluar suficientemente y asegurarse" de que la paciente aún quería morir, manteniendo una conversación con ella sobre este asunto.

Sin embargo, un tribunal de La Haya rechazó la acusación de asesinato porque, en base a la ley de la eutanasia de 2002, la geriatra cumplió con todos los requisitos legales:

  • La existencia de un sufrimiento insoportable.
  • Una enfermedad incurable.
  • Petición expresa de la paciente cuando aún conservaba sus capacidades mentales.

Según la sentencia, la paciente dio una orden clara sobre su deseo de morir antes de que se agravase su enfermedad.

"Una conversación (con la paciente) al respecto no habría tenido sentido y habría causado más agitación. El hecho de que se administrara la medicación en el café sin consultar a la paciente no excluye que se haya garantizado el cuidado necesario, como informar a la familia, consultar con otros médicos, leer el testamento vital"

Mariette Renckens

La doctora explicó durante el juicio que estaba convencida de que la paciente "estaba sufriendo y reiteró su deseo de no querer vivir en esas condiciones".

Además, agregó, "no recordaba su pasado, ni a su familia, no se reconocía en el espejo y ya no podía dar sentido a palabras como muerte o demencia".

En un comunicado, la Asociación Holandesa para un Fin de la Vida Voluntario (NVVE) se mostró "muy aliviada" tras esta sentencia.

También expresó su satisfacción por que la Justicia haya reconocido "el valor de una directiva anticipada por escrito y, por tanto, el derecho de autodeterminación".

Ver más