Últimas 15minutos

Se llama 31 y amenaza a Centroamérica: nueva depresión tropical se forma en el Caribe

Los pronósticos indican que se fortalecerá a tormenta tropical, que se llamaría Iota, este mismo viernes

El sistema puede convertirse en un huracán mayor cuando se aproxime a Nicaragua y Honduras a partir del domingo (Cortesía Twitter @weatherchannel)

15 minutos. El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos (EEUU) informó este viernes la formación de la depresión tropical número 31 en el Caribe. El sistema puede convertirse en un huracán mayor cuando se aproxime a Nicaragua y Honduras a partir del domingo.

Previamente, el NHC había advertido a esos dos países que estuvieran atentos al desarrollo de los aguaceros y tronadas asociados a un amplio sistema de baja presión sobre el Caribe.

Ambos países centroamericanos acaban de sufrir el devastador impacto de Eta. Este ciclón llegó a ser huracán mayor y se encuentra ahora sobre el Atlántico convertido en un sistema postropical.

La depresión tropical 31 está a unos 500 kilómetros (km) al sursureste de Kingston (Jamaica). Presenta vientos máximos sostenidos de 55 km/h.

Se mueve en dirección oeste suroeste a 11 km/h.

En la trayectoria pronosticada, el sistema atravesará el centro del mar Caribe próximamente. Además, se acercará a las costas de Nicaragua y el noreste de Honduras el domingo por la tarde y el lunes.

Se convertirá en tormenta

El NHC pronostica que la depresión se fortalezca a una tormenta tropical, que se llamaría Iota, este mismo viernes y siga creciendo en intensidad durante el fin de semana, hasta llegar a ser un huracán mayor.

El NHC no ha emitido por ahora alertas, pero advierte que esta noche puede lanzar una vigilancia de huracán para zonas de Nicaragua y Honduras.

Hasta el próximo miércoles, se espera que produzca lluvia en el norte de Colombia, Panamá y Costa Rica, Jamaica y el sur de Haití.

En Centroamérica, el sistema tiene el potencial de producir de 20 a 30 pulgadas (508 a 762 mm) de lluvia, especialmente en el norte de Nicaragua y Honduras, donde podrían producirse inundaciones repentinas significativas y desbordes de ríos y deslizamientos de tierra.

Ver más