Últimas 15minutos

Puerto Rico festeja 50 años del festival de los ritmos autóctonos más antiguos

El recorrido pictórico de medio siglo del festival estará abierto al público en la Galería de la Casa Afro hasta el 4 de mayo de 2022, en horario limitado los martes, jueves y sábados

La bomba es el género musical más antiguo de Puerto Rico, cuyo origen se remonta a los tiempos de los esclavos africanos (Pixabay)

15 minutos. El Festival de Bomba y Plena, los dos ritmos autóctonos más antiguos de Puerto Rico y de origen africano, celebra este año sus 50 años con la exhibición de históricas serigrafías en la Casa Afro en Carolina, ciudad aledaña a San Juan.

El recorrido pictórico de medio siglo del festival estará abierto al público en la Galería de la Casa Afro hasta el 4 de mayo de 2022, en horario limitado los martes, jueves y sábados de entre las 13.00 (17.00 GMT) y 17.00 (21.00), según informó este viernes la organización del evento.

Fue un grupo jóvenes universitarios, liderados por Pedro Clemente y bajo las sugerencias del fenecido antropólogo Ricardo Alegría, entonces director ejecutivo del Instituto de Cultura Puertorriqueña, se dieron a la tarea de investigar la situación de los géneros musicales de origen africano en Puerto Rico como la bomba y la plena.

Géneros en peligro de extinción

Considerando que los géneros estaban en peligro de extinción, los jóvenes decidieron hacer un encuentro de intérpretes de los géneros, bajo el nombre de Festival de Bomba y Plena.

El primer festival impulsó la defensa para el bosque, la tierra y la comunidad asediada por desarrolladores y otros intereses.

La bomba es el género musical más antiguo de Puerto Rico, cuyo origen se remonta a los tiempos de los esclavos africanos que se diseminaron por el Caribe tras la revolución haitiana a finales del siglo XVIII y que llegaron por el oeste de la isla.

La historia señala que la bomba, con sus bailes en torno al tambor, los africanos esclavizados celebraban bautismos y uniones e incluso planteaban rebeliones.

Festejos

Estos festejos solo estaban permitidos los domingos y los días de fiestas de las iglesias.

El género se caracteriza por que la persona que ocupa el centro del batey (zona de baile) es quien define la percusión con sus gestos durante el baile y los populares barriles de bomba.

La bomba cuenta además con diferentes ritmos, como el sicá, cuembé, yubá o el seis de Loíza, y utiliza una maraca y el cuá, dos de los instrumentos primordiales de percusión.

Durante los pasados años, se homenajearon a los mejores exponentes de estos géneros y a su vez, con cada festival se creó un cartel mediante el género de la serigrafía, asignado un maestro gráfico puertorriqueño.

Joyas serigráfica

En el primer renglón se puede mencionar los homenajes dedicados a Ismael Rivera, Rafael Cepeda, Rafael Cortijo, Marcial Reyes, Juan Boria, Ruth Fernández, Bobby Capó, Andy Montañez, Tite Curet Alonso, Roberto Angleró, Lito Peña, Manuel Jiménez "Canario", Ángel Luis Torruellas, Roberto Roena, El Gran Combo de Puerto Rico y otros.

El festival también fue el vehículo para la creación de carteles conmemorativos que son considerados joyas serigráficas de nuestra herencia cultural.

Algunos de ellos realizados por los maestros José Alicea, Luis Alonso, Dávila Goitía, Sixto Cotto, Luis Maisonet Ramos, Samuel Lind, Nelson Sambolín y Luis Cajigas, entre otros.

Ver más