Últimas 15minutos

Primera vuelta da como ganador al opositor Luis Abinader

El político obtuvo el 53,05 % de los votos y una ventaja de 16 puntos por encima del candidato oficialista, Gonzalo Castillo

"El camino que nos queda por delante no será fácil, caminaremos con determinación, pero también con prudencia...") (Luis Albinader/EP/DPA)

15 minutos. El opositor, Luis Abinader, es el virtual ganador de las elecciones presidenciales de República Dominicana, celebradas este domingo. Se trata del primer cambio del partido en el poder que verá el país caribeño desde 2004.

Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), obtenía el 53,05 % de los votos y una ventaja de 16 puntos sobre el candidato oficialista, Gonzalo Castillo. Este reconoció su derrota luego de recibir el 37,33 % de los votos, con el 32,33 % del escrutinio completado.

El PRM organizó una fiesta en su comando de campaña para celebrar los datos provisionales. Dichos resultados también le conceden al partido opositor el control del Senado, hasta ahora en manos del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Con el escrutinio avanzado a cerca del 35 % al filo de la medianoche, Castillo reconoció que los resultados eran "irreversibles". Igualmente, felicitó a Luis Abinader, un rico empresario de 52 años, por su "merecido triunfo".

Vuelco en el poder

De confirmarse los resultados, supondrán la primera alternancia en el partido gubernamental desde 2004 y un gran varapalo para el PLD. Esta formación controlaba el Parlamento y llevaba cuatro mandatos seguidos al frente del Ejecutivo, primero con Leonel Fernández y luego con Danilo Medina.

Fernández abandonó el PLD el pasado octubre denunciando un fraude en las primarias de ese partido, en las que salió victorioso Castillo. Luego, fundó la Fuerza del Pueblo (FP) con el propósito de desalojar del poder a su antigua formación.

El escrutinio concede, hasta ahora, un escuálido 8,6 % al tres veces presidente dominicano.

El vuelco no supone un cambio de color en términos ideológicos, puesto que tanto el PLD como el PRM son de centroizquierda. Sin embargo, en la práctica ambas formaciones amoldan sus políticas a la coyuntura.

En cualquier caso -en República Dominicana- Luis Abinader promete modernizar el Estado y combatir la corrupción, la impunidad y el clientelismo, prácticas que atribuye al PLD y que contribuyeron a desgastar la imagen del partido gubernamental, a pesar de la buena marcha de la economía en los últimos años.

El discurso del triunfo

En su discurso de victoria, Abinader prometió gobernar para todos los dominicanos y celebró que el país diera este domingo un "firme paso de avance hacia su democratización, institucionalidad y desarrollo".

También afirmó estar convencido de que su partido enfrentará los desafíos "más difíciles" de la historia del país. Dijo que dedicará su Gobierno a proteger la salud, reactivar la productividad de las empresas, recuperar los empleos destruidos por la crisis de la COVID-19 y rescatar la confianza en las instituciones democráticas.

"El camino que nos queda por delante no será fácil, caminaremos con determinación, pero también con prudencia. Solo con la verdad y la confianza podremos conseguir la unidad necesaria y refundar nuestra democracia y desarrollar nuestra nación", agregó ante encendidos vítores de sus partidarios.

Elecciones en plena pandemia

Las elecciones tuvieron lugar en plena pandemia, en momentos de cifras récord de contagios en el país, a razón de más de mil nuevas infecciones diarias en los últimos días.

A pesar de la COVID-19, se constató una alta participación en los colegios electorales, aunque la Junta Central Electoral (JCE) aun no divulgó datos sobre la afluencia de votantes.

Los dominicanos tuvieron que votar con mascarilla, usando alcohol en gel y guardando distancia en las filas a las puertas de los colegios, aunque en numerosos lugares se registraron aglomeraciones, en parte causadas por los séquitos que acompañaban a los candidatos.

La pandemia obligó a cancelar la votación de dominicanos residentes en varios países extranjeros, entre ellos Canadá, Reino Unido, Panamá o Argentina, donde las autoridades dominicanas anunciaron el sábado la imposibilidad de celebrar los comicios.

No obstante, el proceso se celebró con relativa normalidad en Estados Unidos (EEUU) y España, países donde vive el grueso de la diáspora dominicana, que además del presidente elige a 7 diputados en las legislativas coincidentes.

El coronavirus también forzó a aplazar la fecha de las elecciones, que inicialmente estaban previstas para el 17 de mayo.

Un muerto en un tiroteo

El único suceso que quebrantó la normalidad de la jornada de votación fue un tiroteo registrado a las puertas de un colegio electoral en el sector Simón Bolívar, un barrio humilde de Santo Domingo, en el que murió un delegado del PRM y al menos otras dos personas resultaron heridas de bala.

A mitad de jornada, el movimiento cívico Participación Ciudadana denunció que sus observadores comprobaron la compra de cédulas de identidad en el 17 % de los recintos electorales que visitaron, delito que atribuyen tanto al PLD como al PRM y a otras fuerzas minoritarias.

Ver más