Últimas 15minutos

Masivas protestas del sector público en San Juan por su precariedad laboral

Los maestros rechazan el anunció del gobernador de recibir US$ 1.000 al mes a partir de julio

Una situación similar de precariedad viven los bomberos, cuyo salario base son US$ 1.625 mensuales, y pidieron también ajustes salariales (EFE/Thais LLorca)

15 minutos. Los empleados del sector público de Puerto Rico, principalmente maestros y bomberos, protagonizaron este miércoles multitudinarias protestas en San Juan para exigir un salario justo, en la denominada "Gran Marcha de la Indignación".

Los primeros convocantes de esta jornada de protesta lo representaron los maestros, que manifestaron así por segunda semana consecutiva.

Esto pese a que el gobernador Pedro Pierluisi anunció el pasado lunes que los educadores recibirán temporalmente un aumento salarial de US$ 1.000 mensuales a partir de julio próximo.

Entre esos miles de educadores estuvo José Guillermo Morales, maestro de música en una escuela de Las Piedras, quien dijo a EFE que acudió a la manifestación no solo por exigir un ajuste salarial, sino en defensa de las pensiones de sus colegas que se acercan a retirarse.

Maestros tienen 2 o 3 trabajos para subsistir

El salario base de un maestro en Puerto Rico es de US$ 1.750 mensuales, muy por debajo del costo de vida actual, lo que lleva a que muchos de los docentes tengan que tener uno o dos trabajos adicionales.

"En mi caso, que soy músico, estoy en la calle tocando, que es otro trabajo adicional. También damos clases privadas, hacemos videos instruyendo a otros en las redes y estamos en la escuela… siempre buscando sobrevivir", admitió Morales.

De todas partes de la isla llegaron los maestros a la "Gran Marcha de la Indignación", que arrancó en el parque Luis Muñoz Rivera, pasó frente al Capitolio -Legislatura- y llegó a La Fortaleza, sede del Ejecutivo.

"Sin maestros, el país se paraliza", "si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el Gobierno", "si se trata de enseñar, enseñamos a luchar", "le vamos a dar candela en la calle y en la escuela" y "con firmeza y con valor, yo defiendo mi pensión", fueron algunas de las consignas más coreadas.

Gobernador menosprecia a maestros, bomberos y policías

La gota que colmó el vaso de la paciencia de muchos empleados públicos fueron unas desafortunadas declaraciones del gobernador, quien dijo el pasado lunes que "nadie está obligado" a ser maestro, policía o bombero y que esas profesiones son vocacionales.

"A él no le interesa ninguna de estas profesiones, porque él y sus ayudantes especiales cobran unos sueldos más altos que nosotros y nosotros estamos en la miseria", denunció la maestra de preescolar de educación especial en Coamo, Lydia Nazario.

Sobre el aumento salarial de US$ 1.000 anunciado, Nazario criticó en declaraciones a EFE que el dinero proviene de fondos federales de emergencia, por lo que en cualquier momento se pueden eliminar.

Una situación similar de precariedad viven los bomberos, cuyo salario base son US$ 1.625 mensuales, y que pidieron también ajustes salariales. Para demostrar su repudio, llevaron uno de sus camiones hasta la calle Fortaleza.

Nuevas promesas de mejoras

En medio de las protestas en San Juan, Pierluisi y el secretario de Educación, Eliezer Ramos, anunciaron que el aumento de US$ 1.000 se extenderá a directores escolares, superintendentes regionales y facilitadores docentes.

Por su parte, Karen Riquelme, senadora del Partido Nuevo Progresista (PNP), radicó hace varios días un proyecto de ley que establecería un salario base a los bomberos de US$ 2.000 mensuales.

A la gran marcha se unieron también los enfermeros, en un reclamo por un mejor salario y el pago de incentivos que aun les adeuda el Gobierno por su trabajo durante la pandemia de la COVID-19.

Otros funcionarios que manifestaron este miércoles fueron trabajadores sociales y sindicalistas de la Autoridad de Energía Eléctrica, en unas protestas que contaron con la presencia y el apoyo de artistas como PJ Sin Suela, iLe y Emil Martínez.

Ver más