Últimas 15minutos

Conoce la Ley que llegó para romper el paradigma de El Dorado

Diputados, ONG y sociedad civil están haciendo un esfuerzo para empoderar a los ciudadanos y que asuman como propia la Ley de la Mega Reserva que, según el diputado Américo de Grazia, es un instrumento revolucionario para reinventar a Venezuela

Vista de la laguna de Canaima con los tepuyes Nonoy, Kuravaina y Topochi al fondo (Foto Cortesía de Eduardo León)

15 minutos. La leyenda de El Dorado -que tentó a los europeos y los embarcó en titánicas travesías por la sed de riqueza-, además de marcar la conquista, definió una forma de ser y hacer las cosas en la región latinoamericana, que hoy un grupo de hombres y mujeres quieren cambiar en Venezuela con una ley considerada de avanzada: la Ley Orgánica de Creación y Protección de la Mega Reserva Nacional de Agua Dulce, Biodiversidad y del Potencial Energético, Hidroeléctrico del Sur del Orinoco y la Amazonía Venezolana.

“Este instrumento legal, aprobado en 2018, tiene como propósito fundamental preservar para esta y las futuras generaciones de la humanidad esta cuenca hidrográfica, este reservorio y este 7 % que nos corresponde proteger de la Amazonía”. Así lo afirma el diputado Américo de Grazia, de la organización política venezolana Causa Radical, en entrevista exclusiva con 15 minutos.

Además, busca resguardar a las 33 etnias indígenas -de las 55 que habitan en el país- y los 10 parques nacionales ubicados en su geografía.

¿Inviable?

Pero más allá del contenido ecológico y humano, para el dirigente, hoy en el exilio, la Ley de la Mega Reserva es revolucionaria y visionaria, pues su segunda misión es salir del paradigma de la Venezuela rentista y extractivista. “La leyenda de El Dorado está fundamentada en que el propósito, la razón económica y financiera de estos países y de Venezuela radica en la riqueza de su subsuelo y no en su gente, ni en su naturaleza, ni en sus ciudadanos”, ahonda el parlamentario.

Para muchos, se trata de un modelo inviable. ¿Cuál es el alegato? Según de Grazia, justamente quienes consideran que no es factible aplicarla “no se resignan a perder la posibilidad de seguir medrando del subsuelo venezolano (…). No conciben que el país no pueda vivir del oro, del diamante, del coltán o incluso del petróleo”.

Ante esto, el legislador sostiene que valdría la pena preguntarse de qué vive Israel. “Un país que no tiene agua, en medio de un desierto, que tiene casi 70 años de guerra civil, con sus vecinos y hermanos, y aun así es el más desarrollado de Medio Oriente (…) donde no andas buscando agua en camiones cisterna porque te llega por tubería y es absolutamente potable”.

Salto Ucaima del Río Carrao
La Ley de la Mega Reserva busca preservar este reservorio natural, representado en esta imagen por el Salto Ucaima del Río Carrao (Foto cortesía Eduardo León)

Afirma que la Ley pone el dedo en la llaga al valorar el Salto Ángel, los pueblos indígenas y los ríos del país. “Algo hemos estado haciendo mal los venezolanos durante 500 años y la Ley cuestiona ese modelo”. Asegura que los ríos más caudalosos de Venezuela -y cuidado si de América Latina-, están al sur del Orinoco y “hoy se está atentando contra ellos de manera permanente”.

Cambio cultural

De Grazia reconoce que la Ley no tiene muchos amigos, precisamente por la envergadura del cambio que supone. Explica que hay quienes se resisten y plantean qué se hace con los más de 200.000 trabajadores que viven de la minería y qué se hace con el petróleo.

Al respecto, puntualiza que hay que tener claro que no se trata de un decreto. Esto es un cambio cultural que “no se puede dar si antes no logramos cambiar o influir socialmente en la dirigencia política y en la sociedad venezolana”.

Avances

A pesar de la oposición al instrumento legal, de Grazia sostiene que ha habido avances desde la aprobación de la Ley. “¿Cuál es la razón por la que hoy el régimen de (Nicolás) Maduro está siendo condenado a nivel mundial? Fundamentalmente, por los crímenes que se cometen al sur del Orinoco por el oro, diamante y coltán de sangre, por el contrabando, el narcotráfico que allí se sustenta”, explica.

Y va más allá. “Quienes incluso la intentan invisibilizar (la Ley de la Mega Reserva), o quienes presumen hablar para bien de la actividad minera, dicen ‘lamentablemente tenemos que hacer uso del oro’. Con eso ya lo colocan como un hecho trágico, no como una ventaja competitiva. Eso es un avance”.

Para ejemplificar la importancia del texto, lo compara con lo que ocurre con los códigos penales del mundo, que condenan matar y no por eso este crimen fue erradicado. “El hecho de que digamos no envenenes las aguas del Caroní (río al sureste de Venezuela), no significa que no habrá criminales que las envenenen; lo que existe es una penalización por hacerlo”.

El diputado Américo de Grazia impulsa que se conozca la Ley de la Mega Reserva
“Algo hemos estado haciendo mal los venezolanos durante 500 años y la Ley cuestiona ese modelo”, afirmó a 15 minutos el diputado Américo de Grazia

En este momento, sus impulsores buscan que esta Ley se haga visible para empoderar a la sociedad civil y a la dirigencia y se avance en modelos de desarrollo distintos. “Queremos que la Ley se conozca para que se dé el debate sobre cuál es el modelo de país que estamos aspirando”, afirma el dirigente.

País pionero

Venezuela fue pionera en la región en materia ambiental. De hecho, el primer Ministerio del Ambiente de América Latina se fundó en este país en 1976, durante el primer Gobierno de Carlos Andrés Pérez. De modo que, a juicio de de Grazia, los abusos en esta materia no son por falta de legislación.

"Penalizaciones hay, pero nada se cumple porque el régimen ha sido el principal depredador y el principal impulsor del desastre ecológico”.

Hoy, con esta Ley, según el parlamentario, el país vuelve a ser pionero, porque “no hay otra similar al menos en toda América, y es por la posibilidad de que acudamos a instancias internacionales. Yo creo que todo lo que está ocurriendo al sur del Orinoco es un crimen de lesa humanidad, no solamente por las masacres sino por la destrucción ambiental y de la biodiversidad y también por la destrucción de servicios tan elementales como la electricidad”.

Desastre ecológico

Consultado sobre las denuncias que existen por el daño ecológico en el sureste del país, el causaerrista llama la atención acerca de las consecuencias de la explotación del oro y diamante, por ejemplo, en la Represa del Guri. Afirma que, aunque fueran ciertas las cifras de ingresos anunciadas (4 mil millones de dólares), hay que preguntarse cuánto costó y cuántos años demoró la construcción de este embalse.

“El hecho de que autorices a colocar balsas que exploten oro y diamantes en el lago de Guri, genera sedimentación y al hacerlo destruyen la represa (…). De modo que es un contrasentido que tú destruyas y dejes a Venezuela y prácticamente al mundo sin agua y acabes con las selvas, los parques y el sistema eléctrico para tener unos ingresos para pagar burocracia”, manifestó.

Para de Grazia, "todo lo que está ocurriendo al sur del Orinoco es un crimen de lesa humanidad, no solamente por las masacres sino por la destrucción ambiental y de la biodiversidad y también por la destrucción de servicios tan elementales como la electricidad”
Para de Grazia, "todo lo que está ocurriendo al sur del Orinoco es un crimen de lesa humanidad, no solamente por las masacres sino por la destrucción ambiental y de la biodiversidad y también por la destrucción de servicios tan elementales como la electricidad” (Cortesía Correo del Caroní)

Además, citó ejemplos de explotación con los que no solo se estaría violando la Ley sino la Constitución. “El hecho de entregar a la Fuerza Armada y hacer una empresa para que explote minería sin concesión sino por la vía fáctica, viola la ley y la Constitución. Afirma que la actividad minera en un Parque Nacional bajo ningún concepto puede ser lícita porque, de entrada, es una violación a la Carta Magna”.

Reinventar a Venezuela

Lo que se busca es empoderar a los ciudadanos, que la asuman como propia. Que se difunda, que se comente, que se debata, que se cuestione, que la hagan suya y forme parte de la agenda ciudadana. Y no solo la Ley sino el modelo que está implícito en la Ley.

Por ello, insiste en la necesidad de un cambio de modelo y establece un paralelismo con lo ocurrido con la industria petrolera. “Nosotros (Venezuela) nos consumimos los recursos producidos por Pdvsa (la petrolera estatal), la arruinamos y al final, ¿qué fue lo que quedó?, ¿dónde está hoy Venezuela? ¿Qué nos hace pensar que administrando los recursos del oro, el diamante y el coltán, lo vamos a hacer mejor que administrando el petróleo?

El diputado afirma que en este momento están forzando la barra. Desean ir a más velocidad y por eso buscan involucrar al mayor número de personas en esta cruzada, que asegura, “es como reinventar a Venezuela”.

Finalmente, y aunque reconoce que no existen todas las respuestas, deja una reflexión: “Si nos comenzamos a formular las preguntas correctas, en algún momento encontraremos las respuestas correctas”.

Imágenes de la laguna de Canaima cortesía de Eduardo León @eddvlp

Más Vistas

Ver más