Últimas 15minutos

Es posible que "nunca se sepa" lo ocurrido con el avión

La aeronave se accidentó cuando se dirigía a las Antártica con 38 pasajeros a bordo

Las labores de búsqueda han pasado esta semana a ser submarinas, pero las condiciones climáticas de la zona han obligado a suspenderlas (EP/DPA/Pedro Cerda)

15 Minutos. El comandante en jefe de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), Arturo Merino, admitió este sábado que existe la posibilidad de que "nunca se sepa" lo que ocurrió con el avión Hércules C-130. La aeronave se accidentó cuando se dirigía a la Antártica con 38 pasajeros a bordo. Sin embargo, espera que "eso no suceda".

"El problema es que hemos encontrado muy pocos restos de la aeronave", lamentó Merino en una entrevista con El Mercurio. No obstante, dijo que "en la medida en que se encuentren más restos del avión, eso permite ir descartando las hipótesis menos probables e irse a la que realmente produjo el accidente".

En este sentido, Merino confirmó que "según los antecedentes que hemos manejado y lo que se ha encontrado, la verdad es que el avión sufrió un colapso completo que lo hizo desintegrarse, sea en el mar o en el aire".

En este contexto, el comandante en jefe de la Fuerza Aérea aseguró que "todas las hipótesis posibles van a ser estudiadas de forma abierta". Esto, para dar con las causas del accidente del avión.

Bajo el mar

"Somos los principales operadores de avión en Chile. Como pilotos, queremos saber qué le pasó a la aeronave para tomar medidas correctivas, si es que hubiese que tomarlas", aseveró.

Las labores de búsqueda pasaron esta semana a ser submarinas. Pero las condiciones climáticas de la zona obligaron a suspenderlas.

A las 18:13 (21:13 GMT) del lunes 12 de diciembre, se perdió contacto con la aeronave que partió desde la ciudad de Punta Arenas, en el sur de Chile. La intención era aterrizar en la base militar Presidente Eduardo Frei Montalva.

"Las partes y objetos del avión estaban a aproximadamente 280 millas náuticas (518 km) de Ushuaia, Argentina". Así lo explicó al momento del hallazgo Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, país que colaboró en las labores de localización.

Ver más