Últimas 15minutos

Detuvieron a más de 30 opositores en protestas raciales en Cuba

Entre los apresados estuvo el jefe de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, quien luego fue liberado

El opositor cubano, José Daniel Ferrer, fue detenido y liberado (UNPACU/DPA)

15 minutos. Más de 30 personas, entre periodistas, activistas y artistas, entre ellos el destacado opositor, José Daniel Ferrer, fueron detenidas en una serie de redadas policiales el martes en Cuba de cara a las protestas previstas para ese mismo día por la muerte del joven negro, Hansel Hernández, a manos de la Policía.

Según el diario digital 14ymedio, arrestaron a más de 30 personas en todo el país. Mientras, otras 30, sobre todo periodistas, quedaron recluidas en sus casas por la vigilancia policial.

"Estoy en arresto domiciliario. Varios agentes (…) están apostados en los bajos de mi casa para impedirme ir a cubrir la marcha de protesta por la muerte de Hansel Hernández". Así lo dijo en Twitter el periodista cubano, Abraham Jiménez.

Por su parte, el diario español ABC informó que su corresponsal en La Habana, el periodista cubano Jorge Enrique Rodríguez, fue detenido el domingo. Su hermano señaló a ABC que sospechan que podría haber sido arrestado por "promover un evento (de protesta) por la muerte de un joven".

De acuerdo con 14ymedio, liberaron a algunos detenidos horas después, incluyendo a Ferrer.

El jefe de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) es uno de los rostros más conocidos de la oposición cubana. Por ende, se ganó el reconocimiento de la UE y Estados Unidos (EEUU). Lo arrestaron varias veces, la última el pasado mes de octubre por, supuestamente, secuestrar y golpear a un hombre, pero quedó libre en abril.

"Fuimos detenidos violentamente mi hijo José D. Ferrer y yo. A mi hijo le pasaron con la llanta de un auto por encima de su pie, lo lesionaron y luego lo torturaron en un carro jaula durante siete horas a muy alta temperatura", contó el propio Ferrer en Twitter una vez liberado. "¡Abajo la dictadura!".

"Doble moral" en Cuba

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó "la detención, el hostigamiento, el despliegue de efectivos y la restricción del acceso a Internet contra periodistas y activistas". A su juicio, se trata de "un operativo represivo para impedir manifestaciones pacíficas contra la violencia policial y el racismo".

El presidente de la SIP, Christopher Barnes, expresó su "más profunda condena por la represión contra periodistas que intentan informar sobre un tema de interés nacional y mundial en condiciones de extrema inseguridad y contra miembros de la sociedad civil que buscan ejercer su derecho fundamental a la protesta y la libertad de expresión".

Por su parte, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock, criticó "la doble moral del Estado cubano". Este "pretende acallar en su suelo situaciones similares que condena de manera intensa cuando suceden en otros países".

Protestas raciales

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), así como otras plataformas opositoras y Ferrer, coincidieron en señalar como detonante de las redadas policiales las protestas previstas para el 30 de junio en La Habana y otras ciudades por la muerte de Hernández.

El caso de Hernández, que murió el pasado 24 de junio a tiros por parte de la Policía, tuvo gran repercusión en Cuba en el contexto de la reactivación de las protestas raciales en EEUU por la muerte del afroamericano Geroge Floyd a manos de un agente blanco.

Según la versión del Ministerio de Interior cubano, Hernández fue sorprendido por dos agentes cuando estaba robando unas piezas en un aparcamiento de autobuses del municipio de Gunabacoa.

El joven, de 27 años, se dio a la fuga y lanzó piedras a los policías. Uno de ellos, "debido al peligro para su vida por la magnitud de la agresión", le disparó provocando su muerte.

El Gobierno enfatizó que tenía antecedentes por amenazas, "abusos lascivos" y robo con violencia. Estaba en libertad condicional.

Más Vistas

Ver más