Últimas 15minutos

Descontento en Venezuela amenaza la cuarentena "perfecta"

La nación suramericana registra 318 infectados y 10 fallecidos por COVID-19, según cifras oficiales

La cesta de alimentos básicos en Venezuela cuesta cerca de 400 dólares (Johnny Parra/EFE)

15 minutos. Venezuela registró esta semana numerosas manifestaciones que, aunque pequeñas, se han cobrado la vida de un joven en el estado Bolívar (sur).

También, se contabilizaron un número indeterminado de personas heridas y detenidas, así como varios comercios saqueados.

Las protestas se suscitan en medio de un estado de alarma decretado por el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, que obliga a los ciudadanos a estar confinados en sus hogares para evitar la propagación del coronavirus.

La nación suramericana registra 318 infectados y 10 fallecidos por COVID-19.

Sin embargo, cientos de manifestantes en cinco estados de Venezuela han salido a las calles para denunciar la falta de comida, o las fallas en el suministro de electricidad, agua potable, Internet o gasolina.

Upata, un fallecido

El gobernador de Bolívar, Justo Noguera, confirmó que un joven fue asesinado el jueves en medio de los disturbios suscitados en la localidad de Upata.

Según el oficialista, al menos dos comercios fueron saqueados y otras dos personas sufrieron lesiones.

"Fallece un joven, originado este hecho por disparo que presuntamente hizo un cuerpo policial, ya esta persona está a orden del Ministerio Público para investigación", dijo Noguera en una declaración que él mismo compartió en redes sociales.

El gobernador informó que hay 33 detenidos producto de los disturbios, la mayoría jóvenes venezolanos. Además, se ultrajaron varios establecimientos como carnicerías, abastos y locales asiáticos.

Maturin, saqueos

Varios comercios fueron saqueados este viernes en la ciudad de Maturín, capital del estado Monagas, y otro número no precisado de personas que resultaron heridas.

El diputado, José Antonio Mendoza, señaló que en Monagas "hay una situación de hambre y de necesidad" que ha animado estas protestas y hechos vandálicos.

"Es realmente crítico, la crisis social se agudiza porque el venezolano no tiene para cubrir el día a día", dijo Mendoza.

El parlamentario también recordó que la mayoría de los venezolanos ganan menos de 10 dólares al mes, mientras que la cesta de alimentos básicos cuesta cerca de 400 dólares.

Araya, donde todo comenzó

Decenas de fotografías y videos circularon el pasado lunes en las redes sociales, en las que se daba cuenta de una protesta de pescadores en la localidad de Araya, en el estado Sucre, debido principalmente a la falta de gasolina, un problema que aqueja a toda la geografía del país con las mayores reservas probadas de petróleo.

La protesta incluyó el uso de barricadas y la vociferación de consignas antigubernamentales.

Los puertos de la localidad se encuentran ahora custodiados por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Dos días después de Araya, en el poblado de Cumanacoa, también en Sucre, decidieron protestar en la calle. Algunos usaron mascarillas, pero esta vez el reclamo se tornó violento y acabó con varios comercios saqueados y al menos siete personas heridas.

El diputado Robert Alcalá, representante de esa región en el Parlamento venezolano, indicó en Twitter que entre los heridos se encontraban dos menores de edad.

La protesta sigue

Varias organizaciones no gubernamentales y dirigentes de la oposición venezolana informaron de la proliferación de pequeñas manifestaciones en otros estados como Aragua (norte) y Mérida (oeste).

Las manifestaciones fueron dispersadas por los cuerpos de seguridad, que han usado para ello gases lacrimógenos, sin que hasta ahora la Fiscalía de Venezuela confirmase alguna información.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, aseguró que en medio de la pandemia se ha "agravado la crisis por el hambre y el desespero" entre los ciudadanos.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) contabilizó 580 protestas en marzo. Varias de ellas por la falta de agua, un líquido necesario para cumplir con las recomendaciones de higiene que evitan la propagación de la COVID-19.

Ver más