Últimas 15minutos

Condena contra hermano de presidente de Honduras agudiza crisis del país

La protesta por Manuel Zelaya, fue disuelta con bombas de gas lacrimógeno cerca de la antigua Casa Presidencial

Henándes manifestó que la condena contra su hermano "Tony" Hernández por narcotráfico, "no es contra el Estado de Honduras (Precidencia/EFE)

15 minutos. La condena en EEUU por narcotráfico contra el exdiputado Juan Antonio "Tony" Hernández, hermano del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, agudizó la crisis política y social que vive el país desde 2009.

Luego de que el jurado de la corte del Distrito Sur de Nueva York resolviera el viernes, después de un juicio que comenzó el pasado día 2, que "Tony" Hernández es culpable por cuatro delitos ligados al narcotráfico, las principales fuerzas de oposición se hicieron sentir con protestas, de las que al menos una terminó en violencia.

La protesta promovida por el coordinador general del Partido Libertad y Refundación (Libre), Manuel Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009 con un golpe de Estado, fue disuelta con bombas de gas lacrimógeno cerca de la antigua Casa Presidencial.

La manifestación se desarrollaba pacíficamente, incluso hubo varios discursos, entre ellos el de Hortensia, hija del exgobernante; su esposa, Xiomara Castro, y del propio Manuel Zelaya, entre otros participantes en la protesta.

Pero luego, entre los manifestantes, que habían quemado neumáticos, algunos comenzaron a lanzar piedras a las fuerzas del orden, que respondieron con un descomunal lanzamiento de gas.

Fallo no es contra el Estado de Honduras

Por su parte, el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, dijo este viernes que la condena contra su hermano Juan Antonio "Tony" Hernández en Nueva York, por narcotráfico, "no es contra el Estado de Honduras".

"Pueblo hondureño, quiero dejar claro al pueblo hondureño y a la comunidad internacional, ese veredicto no es en contra del Estado de Honduras", enfatizó el gobernante desde la Casa Presidencial en Tegucigalpa, acompañado de sus ministros y otros funcionarios.

Más tarde, sectores de oposición, que quemaban neumáticos, reiteraban en las calles su exigencia de que el mandatario se vaya del poder, y una de al menos dos protestas era disuelta con gas lacrimógeno por policías y militares en las cercanías de la antigua Casa Presidencial.

El gobernante también reiteró que a nombre de su familia "y como asunto personal, se recibe con gran tristeza la noticia del veredicto de la corte de Nueva York".

Ver más