Últimas 15minutos

Amnistía Internacional desmiente versión oficial sobre muerte de Acosta Arévalo

El informe de la organización de Derechos Humanos asegurá que el capitán no murió accidentalmente como afirma el régimen

Acosta Arévalo murió era presentado en tribunales (Facebook)

15 minutos. Un informe de Amnistía Internacional (AI) publicado este viernes concluyó que el capitán de corbeta venezolano, Rafael Acosta Arévalo, lo torturaron durante su detención, hasta que falleció ante un juez. Esta versión contradice la versión oficial.

Arévalo murió el 28 de junio de 2019, cuando llevaba una semana detenido bajo custodia del Gobierno de Nicolás Maduro. Las autoridades lo arrestaron el 21 de aquel mes, acusándolo de conspiración.

Amnistía Internacional accedió a 550 páginas del expediente penal contra dos militares acusados de participar en la muerte del capitán.

"Fue desaparecido, torturado y murió ante un juez. Sobre estos hechos no se ha hecho justicia", subrayó en un comunicado.

Según las evidencias que Amnistía Internacional baraja en su informe, Acosta Arévalo "fue presentado, mientras agonizaba, ante un tribunal militar". El objetivo era "imputarle cargos" pero falleció "en la sala donde se llevaría a cabo la audiencia de presentación, sin recibir atención médica en los momentos previos a su muerte".

"Las actas de investigación no vinculan la actuación de los condenados a la muerte de la víctima", señala.

El cargo que se les imputa "insinúa que la muerte fue causada accidentalmente. Y esto, haciendo a un lado que la misma fue consecuencia de múltiples y serias lesiones que comprometieron sus pulmones al punto de provocar un edema cerebral severo", señala AI.

Acosta Arévalo: versiones encontradas

El fiscal general de Venezuela, Tarek Saab y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, aseguraron entonces que el militar se había desmayado en el juzgado. Según la hipótesis del Gobierno, por eso, lo trasladaron a un hospital donde falleció.

Aunque hay poca información sobre el paradero de Acosta Arévalo mientras estuvo detenido, explica AI, uno de los imputados en el caso declaró que lo trasladaron a un "sótano".

La organización exige una investigación independiente, a cargo de una autoridad civil. Con el objetivo de evaluar la posibilidad de que estuviera en un centro clandestino.

"En las 550 páginas del expediente a las que Amnistía Internacional tuvo acceso no se menciona la palabra tortura ni una sola vez. A pesar de que constan múltiples documentos, referentes a las más de 50 lesiones corporales de la víctima y a su precario estado de salud cuando llegó al tribunal militar", dijo Guevara Rosas.

Ver más