Últimas 15minutos

Presentó una demanda contra YouTube en Miami para "demostrar que son unos sinvergüenzas"

Carlos Vasallo lleva más de 10 años viendo la piratería en la red social y peleando para defender la propiedad intelectual de sus películas

"La batalla la voy a dar por todo el mundo, no por mí solo", afirmó el empresario, quien acusa a la plataforma de videos propiedad de Google de no respetar de manera reiterada el copyright de sus películas (EFE/Álbum Carlos Vasallo)

15 minutos. El empresario español Carlos Vasallo, dueño de los derechos de más de 3.000 películas mexicanas, dijo con la demanda contra YouTube y Google en Miami que acaba de interponer ante la justicia de Estados Unidos (EEUU) quiere impedir que "se queden con toda la inteligencia" del mundo.

"La batalla la voy a dar por todo el mundo, no por mí solo", afirmó Vasallo, quien acusa a la plataforma de videos propiedad de Google de no respetar de manera reiterada el copyright de sus películas y de lucrar con ello, como consta en la demanda civil presentada la semana pasada en un tribunal federal de Miami.

El empresario posee 7 plataformas en EEUU para comercializar su "librería" cinematográfica, entre ellas el canal América Tevé de Miami y Cine Nostalgia y Cine Estelar. Vasallo lleva más de 10 años viendo la piratería en YouTube y peleando para defender la propiedad intelectual de sus películas.

Ha gastado millones de dólares en controlar las violaciones para notificarlas a YouTube. Incluso, trató de llegar a un arreglo con la compañía tecnológica.

El "Content ID" de YouTube

Sin embargo, no aceptó las condiciones para recibir la "llave" con la que un usuario puede retirar él mismo de la plataforma los materiales pirateados, afirmó en Miami pocos días después de presentar la demanda contra YouTube.

No aceptó, dijo, porque entrar en el sistema "Content ID" de YouTube implicaba renunciar a obtener algo por todas las violaciones anteriores del copyright de sus películas y compartir las ganancias de las nuevas visualizaciones en unas condiciones no satisfactorias.

Si hubiera dicho sí, las otras plataformas a las que provee de contenidos le hubieran exigido bajar el precio al mismo nivel de YouTube. Además, hubiera acabado "arruinado", aseguró.

EFE se comunicó con Google para obtener alguna declaración sobre la demanda. Aunque un portavoz dio acuse de recibo del mensaje, hasta este martes no había obtenido respuesta.

Antes de radicarse en EEUU, Vasallo desarrolló una exitosa carrera de productor cinematográfico tanto en España como en México. En este último país creó la mayor compañía de video y tiene cientos de empleados para restaurar, digitalizar y convertir en HD (alta definición) los filmes de los que adquirió los derechos a los productores o sus herederos.

"Muchos eran amigos míos. También lo hago por ellos", subrayó.

La demanda civil contra YouTube, en principio solo por unos 700 de sus títulos mexicanos, está a cargo del juez federal Jose E.Martínez, del Distrito Sur de Miami. El demandante es Athos Overseas Inc., el holding de las empresas de Vasallo.

Ya fue admitida a trámite. Antes de que se cumplan 20 días de presentada, Google y YouTube deben responder o, en caso contrario, perdería el caso.

Vasallo cree que eso no pasará y que los representantes legales de YouTube y Google pedirán antes de los 20 días más tiempo para responder. Así se recibirán del juez los habituales 30 días adicionales.

Juicio con jurado es su anhelo

El empresario español indicó que demandas anteriores interpuestas por otras personas o compañías contra ambas plataformas nunca han llegado a juicio. YouTube y Google han hecho arreglos previamente con los demandantes.

Según la Ley de Copyright Digital, conocida como Ley "Millenium" (1998). por la primera infracción se pagan 30.000 dólares y por la segunda, considerada legalmente una "infracción maliciosa", 150.000 dólares.

El empresario tiene documentadas 10.000 notificaciones de infracciones enviadas a YouTube.

"Mi deseo sería llegar a un juicio con jurado y demostrar que son unos sinvergüenzas", dijo Vasallo.

Nacido en Galicia, está orgulloso de ser el mayor propietario de derechos de películas mexicanas. Tiene aproximadamente la mitad de las producidas en México en toda su historia, que son unas 7.000. Además, es el mayor distribuidor del cine mexicano en EEUU.

El valor intrínseco de su "librería" está por encima de los 300 millones de dólares, aseguró.

"Es una parte importantísima del legado cultural e histórico de un país", dijo Vasallo. A sus 70 años y con hijos que "no entienden" su negocio, está dispuesto a "sacrificar" parte de lo conseguido para arreglar la "injusticia".

Igualdad ante la ley

Vasallo se queja de que "las plataformas parecen no ser iguales ante la ley" a los otros operadores que, además de tener registradas sus propiedades intelectuales en el país de origen, en este caso México, también lo han hecho en EEUU.

Y se pregunta por qué los filmes de los grandes estudios estadounidenses no tienen los problemas con YouTube que él si tiene. Ve cierta "discriminación" por el hecho de ser un empresario independiente y además un inmigrante.

YouTube,la plataforma de intercambio de videos más grande del mundo, "se involucra consciente y persistentemente en la piratería de derechos de autor". De hecho, "priva a los titulares de derechos de autor de una compensación por el uso de sus materiales", reza la demanda representada por el despacho Dorta & Ortega.

También -agrega- se beneficia de dichos materiales e intenta esconderse detrás de las disposiciones de puerto seguro de la ley "Millenium", que "le permiten beneficiarse de la piratería, siempre que proporcionen un mecanismo "razonable' para que los propietarios de los derechos de autor se protejan".

El mensaje de Vasallo al juez estadounidense que está a cargo del caso es: "Si usted no me protege, ¿quién me protege?".

Ver más