Últimas 15minutos

No hay otra fuga: echan para atrás la orden de evacuación por derrame de desechos en Florida

Los habitantes de 300 hogares cerca del embalse de aguas residuales de Piney Point ya pueden regresar a casa aunque se mantienen algunos cierres de carreteras

La preocupación por una segunda fuga provino de un chorro que empuja decenas de miles de galones adicionales diarios hacia el río Piney Point Creek, que se conecta a la Bahía de Tampa (EFE/EPA/Departamento de Seguridad Pública de Manatee)

15 minutos. Las autoridades del condado Manatee, en Florida, confirmaron este martes que no se detectó una segunda brecha en el embalse con desechos líquidos de fosfato de la planta en desuso de Piney Point, por lo que cancelaron la orden de evacuación para las viviendas aledañas.

Jacob Saur, director del Departamento de Seguridad Pública del condado, anunció que los habitantes de 300 hogares cerca del embalse de aguas residuales de Piney Point ya pueden regresar a casa. Sin embargo, algunos cierres de carreteras locales continúan en vigor.

En conferencia de prensa el martes, los funcionarios reconocieron que la fuga del depósito continúa. Pese a ello, la cantidad de agua se ha reducido con el bombeo. De hecho, describieron la situación como "bajo control" y retiraron la orden de evacuación en esa zona de Florida.

Por la mañana del martes ya se había dado luz verde a la reapertura de la importante autopista interestatal US 41, también conocida como Ruta 41. Esta se extiende desde Miami hasta la península superior del estado de Michigan.

Según el Departamento de Protección Ambiental de Florida (FLDEP), la preocupación por una segunda fuga provino de un chorro de aguas residuales que empuja decenas de miles de galones adicionales diarios hacia el río Piney Point Creek, que se conecta a la Bahía de Tampa.

A partir de imágenes tomada por un dron, las autoridades de Manatee investigaban el lunes una posible segunda fuga del embalse antes de que colapsara. De esta forma, evitar "un desastre" ecológico.

El estado de emergencia decretado en las inmediaciones de la planta Piney Point, propiedad de la compañía HRK Holdings y en desuso desde 2001, obligó a la evacuación de más de 2 centenares de reclusos de la cárcel central del citado condado de Florida.

Dada la preocupación de las autoridades locales, el gobernador, Ron DeSantis, visitó el domingo la zona donde se encuentra la planta en desuso y sus estanques de retención.

No hay radiación

Uno de estos estanques de retención, que contiene entre 700 y 800 millones de galones (entre 2.600 y 3.000 millones de litros) de desechos líquidos, presenta grietas y filtraciones. Hay peligro de que se rompa y libere su contenido.

Este martes continuaba el bombeo del agua contaminada. De acuerdo con el canal local Sepectrum News 9, al menos 26 bombas y 10 camiones de vacío trabajaban a toda máquina para acelerar el proceso de drenaje.

Es una carrera ininterrumpida para salvar cientos de hogares y evitar una catástrofe ambiental. Las cuadrillas están bombeando cientos de millones de galones de aguas residuales del depósito con fugas en la antigua planta de yeso fosfatado antes de que colapse.

Las autoridades locales afirmaron que el agua no es radiactiva y pasa los estándares de calidad. No obstante, contiene fósforo y nitrógeno, lo que la hace ácida y potencialmente dañina.

Planes

El congresista estatal Vern Buchanan, cuyo distrito cubre el área afectada, insistió en que debería haberse hecho algo antes.

"Esto es algo que podría haberse tratado a lo largo de los años. No estoy buscando evaluar ninguna culpa ni nada más". Así lo señaló el republicano Buchanan, que el martes sobrevoló la zona en helicóptero.

Según una investigación del medio ABC Action News, publicada este lunes, la empresa propietaria de la antigua mina de fosfato de Piney Point, HRK Holdings, se declaró en quiebra al ser demandada por un banco.

El presidente del Senado de Florida, el republicano Wilton Simpson; y el senador, Jim Boyd, anunciaron el lunes que han considerado una enmienda presupuestaria para acometer la limpieza y restauración total de Piney Point. Se prevé que costará más de 200 millones de dólares.

Se utilizarán fondos federales del Plan de Rescate para su consideración. En concreto, cuando la legislatura dé por terminado el presupuesto del año fiscal 2021-2022 a finales de este mes.

"Este es un problema que ha impactado a nuestra comunidad durante un cuarto de siglo. Estoy agradecido con el gobernador DeSantis por priorizar esta limpieza y prometer que las partes responsables rindan cuentas", dijo el senador Boyd en un comunicado.

Ver más