Últimas 15minutos

La Fiesta del Tambor impuso el ritmo de la rumba a la noche en La Habana

El evento, en su 19 edición, rinde tributo al 70 aniversario de la agrupación Muñequitos de Matanzas, al Conjunto Folclórico Nacional y a Salvador González y su proyecto cultural Callejón de Hamel

La Fiesta del Tambor Guillermo Barreto In Memoriam la fundó, en el año 2000, el baterista Giraldo Piloto., como una herencia afrocubana (EFE/ Yander Zamora)

15 minutos. La Fiesta del Tambor, una cita tradicional con la música en Cuba, impuso una vez más el ritmo de la rumba en diversas plazas en las noches de La Habana, como muestra de su fuerza y poderoso aporte a las tradiciones populares de la isla.

El evento, en su 19 edición, rinde tributo al 70 aniversario de la agrupación Muñequitos de Matanzas, al Conjunto Folclórico Nacional y a Salvador González y su proyecto cultural Callejón de Hamel, enclavado en el bullicioso barrio de Cayo Hueso, donde el baile y la rumba tienen un lugar reservado.

El "Salón Rosado de La Tropical" representa un espacio habitual que reúne a los bailadores junto a sus orquestas preferidas.

Compartieron escenario los rumberos Muñequitos de Matanzas y la orquesta Havana D'Primera.

Estos grupos musicales de primera línea elevaron la temperatura de los bailadores que pusieron a reventar este emblemático espacio.

Con capacidad para 3.500 personas, los asistentes disfrutaron en una de las últimas jornadas del evento musical, que cierra este domingo.

Herencia afrocubana

La Fiesta del Tambor Guillermo Barreto In Memoriam la fundó, en el año 2000, el baterista Giraldo Piloto.

Resalta la herencia afrocubana y potencia el disfrute y desarrollo de la percusión en las sonoridades del Caribe y el mundo, según su organizador.

Piloto, director del grupo Klímax, afirma que esta festividad es un vehículo para promover la cultura cubana.

Además, conecta al público con lo que está pasando en parte del panorama musical nacional e internacional.

"El tambor es el hilo conductor que lo mismo nos lleva a una clase magistral, una competencia, un concierto de jazz o a un espectáculo donde la gente pueda mover la cintura", apuntó en declaraciones al periódico estatal Juventud Rebelde.

Esta edición, que se realiza tras una pausa obligada debido a la pandemia de la COVID-19, incluyó una competencia del instrumento de la batería para músicos profesionales o ganadores de certámenes anteriores de la Fiesta del Tambor.

Su programa acogió además de las competiciones, clases magistrales, jazz sessions, conciertos y espectáculos.

El Festival se reactivó este año con sedes en el Anfiteatro del Centro Histórico, el Hotel Nacional de Cuba, el Arco de Belén en la Habana Vieja, entre otras.

También tuvo presencia en las comunidades de San Miguel del Padrón, Guanabacoa, La Lisa y Centro Habana.

Ver más