Últimas 15minutos

E.T. cumple 40 años y te traemos algunas curiosidades sobre este tierno extraterrestre

La escena final, en la que le dice a Elliot "estaré aquí mismo" mientras señala al cielo con la punta de su dedo brillante, es uno de los finales más lacrimógenos del cine

La idea original surgió de la propia vivencia infantil del director Steven Spielberg (Cortesía Twitter @retrochenta)

15 minutos. Corría el 11 de junio de 1982 cuando E.T. el extraterrestre llegaba a las salas de proyección, pero aún no se sabía que marcaría la historia del cine, sobre todo del de ciencia ficción. Cuarenta años después, la criatura sigue enterneciendo al mundo en su empeño de volver a su hogar.

La idea original surgió de la propia vivencia infantil del director Steven Spielberg, afectado por el divorcio de sus padres y que inventó un amigo imaginario.

E.T. anhela volver a casa, en una galaxia a 3 millones de años luz de la Tierra y con la que intenta comunicarse ("mi casa, teléfono" se convirtió en una frase tan célebre que se integró en el acervo cultural). Él, al igual que el pequeño Elliot, siente que su hogar está incompleto.

La historia arranca en Crescent City (California). Botánicos extraterrestres reúnen muestras de vegetación para llevar a su planeta lejano, pero agentes del Gobierno estadounidense los siguen y en su huida olvidan a uno de sus miembros.

Mientras, Elliot (Henry Thomas) es víctima de su hermano mayor Michael (Robert MacNaughton) y sus amigos. Lo tienen como su sirviente y lo envían por una pizza.

En el camino, Elliot descubre al extraterrestre perdido y abandonado, que huye. Sin embargo, el niño deja algunos dulces por el camino a su casa para atraerlo.

Tras diferentes peripecias, Elliot y sus hermanos Michael y Gertie (Drew Barrymore) intentan encontrar la forma de que el pequeño extraterrestre regrese a su planeta antes de que lo encuentren los científicos y la Policía.

E.T. cumple 40 años y te traemos algunas curiosidades de este tierno extraterrestre
Cortesía Twitter @retrochenta

"Estaré aquí mismo"

La escena final, en la que E.T. le dice a Elliot "estaré aquí mismo", mientras señala al cielo con la punta de su dedo brillante, justo antes de subir a la nave espacial que lo devolverá a su planeta, se convirtió en uno de los finales más conmovedores y lacrimógenos de la historia del cine.

Casualmente, el guion de E.T. surgió durante el rodaje de la también exitosa cinta Indiana Jones: en busca del arca perdida. En las pausas del rodaje, Spielberg se juntaba con la guionista Melissa Mathison para trabajar conjuntamente en la cinta. Una vez que tenían el esquema más o menos hilado, Mathison escribió una primera versión en 2 semanas que convenció al director inmediatamente.

En la audición para seleccionar al actor que interpretará a Elliot, y tras no ser muy convincente en la prueba, Thomas improvisó una escena en la que, para expresar tristeza, pensó en el día que murió su perro. Sus lágrimas conmovieron de tal modo a Spielberg que decidió darle el papel al momento.

La inspiración para diseñar el semblante del tierno extraterrestre resultó ser una combinación de las caras del científico Albert Einstein, del poeta Carl Sandbug y el escritor Ernest Hemingway.

Se rodó entre septiembre y diciembre de 1981 en California, con un presupuesto de 10,5 millones de dólares (según la página Box Office Mojo). Fue un éxito de taquilla no solo en Estados Unidos (EEUU), sino a nivel mundial.

En su momento, desbancó a La guerra de las galaxias (1977) (ahora renombrada como Star Wars: Episodio IV- Una nueva esperanza), que hasta entonces era líder en taquilla. Tan solo otra película de Spielberg le quitaría el reinado en años posteriores: Parque Jurásico (1993).

La música hizo llorar a Spielberg

E.T. conmovió a millones de espectadores, fue aclamada por la crítica y estuvo nominada a 9 premios Óscar, de los cuales se alzó con 4, uno de ellos el de mejor banda sonora, la de John Williams. La música hace viajar al espectador desde la butaca e hizo soñar a toda una generación.

Spielberg, que ya había trabajado con Williams en Tiburón (1975), quedó especialmente maravillado con la partitura de E.T. el extraterrestre. Fue tal su fascinación, que cuando la escuchó por primera vez no pudo reprimir las lágrimas y le pidió que no cambiara ni una sola nota.

La cinta fue la primera experiencia cinematográfica en la pantalla grande para muchos niños nacidos en la década de 1970. Otros la han podido disfrutar a través de cintas de video, DVD o televisión, en los años posteriores.

¿Qué tiene de especial el filme para que 40 años después siga emocionando y atrayendo al público? Quizá la respuesta más sencilla es que narra una historia sobre un sentimiento tan universal como la amistad, además de mostrar al público que los extraterrestres pueden ser cariñosos y familiares, en lugar de simples monstruos de otro mundo como hasta entonces lo imaginaba el cine.

Ver más