Últimas 15minutos

Supremo de EEUU rechaza la petición de florista que no atendió a pareja gay

Al negarse a estudiar el caso, el Supremo decidió no entrar más a fondo en el debate sobre si las objeciones por motivos religiosos deben constituir excepciones a las leyes contra la discriminación por orientación sexual

Los jueces no explicaron por qué habían decidido rechazar el caso (Cortesía Wikipedia)

15 minutos. El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó este viernes evaluar el caso de una florista que rechazó crear arreglos florales para la boda de una pareja gay, lo que deja en pie la decisión de una corte inferior de EEUU que concluyó que la trabajadora incurrió en discriminación.

Al negarse a estudiar el caso, el Supremo decidió no entrar más a fondo en el debate sobre si las objeciones por motivos religiosos deben constituir excepciones a las leyes contra la discriminación por orientación sexual.

Los jueces no explicaron por qué habían decidido rechazar el caso del florista en EEUU.

Los conservadores Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch- indicaron que sí estaban a favor de evaluarlo.

Algo insuficiente porque se requiere el consenso de al menos cuatro magistrados para que el Supremo acepte una petición.

Decisión de una florista

El caso gira en torno a la decisión de una florista del estado de Washington (noroeste), Barronelle Stutzman, que en 2013 le dijo a un amigo que, debido a su "relación con Jesucristo", no hacia los arreglos florales para la boda de él con su novio.

Stutzman recibió una multa por violar la ley estatal de Washington contra la discriminación por orientación sexual.

Un grupo conservador vio el caso como una oportunidad para llevar el tema al Supremo y conseguir cambios a nivel nacional.

La decisión del Supremo deja en pie la resolución de la máxima instancia judicial del estado de Washington, que concluyó de forma unánime que la florista violó la ley estatal.

Esa conclusión es muy diferente que la que se produjo en 2018, cuando el Supremo falló a favor de un pastelero que se había negado a atender a una pareja homosexual que le había encargado su torta de bodas, alegando motivos religiosos.

Injustificadamente hostil con el pastelero

Pese a lo similar de ambos casos, la decisión de 2018 se debió a que el Supremo consideró que una comisión que evaluó lo ocurrido fue injustificadamente hostil con el pastelero, Jack Phillips, y sus motivos religiosos para actuar como lo hizo.

Tanto en esa decisión como en la de este jueves, el Supremo evitó meterse a fondo en la cuestión de cuál debe ser el equilibrio entre la libertad religiosa y los derechos de las personas LGTBI.

Desde que el Tribunal Supremo legalizara en 2015 el matrimonio gay, diferentes floristas, cocineros o fotógrafos se negaron a prestar servicios a parejas del mismo sexo.

Por esta razón, hay varias demandas en todo Estados Unidos relacionadas con ese tema.

Ver más