Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Sancionada por EEUU una fundación iraní por alentar el ataque a Salman Rushdie

La fundación ofreció la recompensa millonaria después de que el ayatolá Ruholá Jomeini amenazara de muerte a Rushdie en 1989 con una fatwa (decreto religioso)

Rushdie, de 75 años, perdió la vista en un ojo y la movilidad en una mano después de un ataque en Nueva York en agosto pasado (EFE)

15 minutos. Estados Unidos sancionó este viernes a una fundación iraní a la que acusa de ofrecer una recompensa de millones de dólares por la muerte de Salman Rushdie, quien sufrió un grave ataque el pasado agosto.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, acusó en un comunicado a la Fundación Khordad de “dar apoyo financiero para un acto de terrorismo”.

La fundación ofreció la recompensa millonaria después de que el ayatolá Ruholá Jomeini amenazara de muerte a Rushdie en 1989 con una fatwa (decreto religioso).

En 2012, la organización incrementó la recompensa por la muerte del escritor a 3,3 millones y ha publicitado de “manera pública, asegurando que entregarán el importe total de manera inmediata a quien asesine a Rushdie”, dijo el Departamento de Tesoro el viernes.

El llamado al asesinato de Rushdie, autor del libro “Los versos satánicos”, ha causado la muerte y el ataque a varias personas asociadas con su obra, incluidos otros escritores, traductores y editoriales, de acuerdo con el Gobierno estadounidense.

“La fatwa tiene la intención de incitar al terrorismo y la violencia, provocar la muerte de Rushdie y sus asociados e intimidar a otros”, resaltó Blinken.

Consecuencias del ataque a Rushdie

Rushdie, de 75 años, perdió la vista en un ojo y la movilidad en una mano después de un ataque en Nueva York en agosto pasado.

El responsable, un joven de 24 años, arrestado inmediatamente y, en una entrevista concedida desde prisión al diario New York Post, dijo que sentía aversión hacia Rushdie por haber “atacado el islam”.

La novela, en la que la ficción se combina con la reflexión filosófica y el sentido del humor, despertó las iras de los musulmanes chiíes, quienes la consideraron un insulto al Corán, a Mahoma y a la fe islámica y está prohibida en la India, Pakistán, Egipto, Arabia Saudí y Sudáfrica.

Más vistas