Últimas 15minutos

Represión escolar contra los dulces afecta recaudación de fondos

Padres y entrenadores están preocupados porque con la venta de dulces suelen comprar uniformes o cosas necesarias para los equipos

Las Escuelas Públicas del Condado de Seminole aclararon que cumplen reglas federales, pues podrían recibir sanciones masivas si no lo hacen (Pixabay)

15 minutos. Tras las medidas que tomó el Distrito Escolar del Condado de Seminole contra la venta de dulces en los colegios, muchos padres y entrenadores están preocupados porque esta decisión no les va a permitir seguir con la recaudación de fondos de manera efectiva. Y es que muchos equipos deportivos, por ejemplo, consiguen completar sus uniformes vendiendo golosinas.

Esto sucedió porque una familia se quejó de que su hijo, de 6to grado, compró 5 paquetes de dulces en un día. Sus padres escribieron a la escuela secundaria Lawton Chiles y al distrito escolar del condado de Seminole exigiendo que dejaran de ofrecer esos productos en las tiendas escolares.

Las Escuelas Públicas del Condado de Seminole (SCPS, por sus siglas en inglés) aclararon que cumplen reglas federales, pues podrían recibir sanciones masivas si no lo hacen. 

Las Pautas de bocadillos inteligentes del USDA también significan que los niños no pueden vender esas clásicas barras de chocolate en el campus. 

Como parte de la Asociación de Padres, Maestros y Estudiantes (PTSA) en la Escuela Secundaria Hagerty, Jeannine Osgood, expresó a FOX 35 News, que "el cambio a las tiendas escolares resultará en una pérdida de ingresos irreparable".

Proyectos financiados

Precisó que la recaudación de fondos en la tienda de la escuela permitió financiar becas estudiantiles y ropa formal para estudiantes que no podían pagarlo.

Además de "subvenciones para proyectos especiales en las aulas de los maestros, actividades de apreciación de los maestros, el Programa Reflections (un arte (un programa enfocado) y The Lunch Bunch (un grupo de estudiantes actuales en Hagerty que se sientan con los estudiantes de primer año que ingresan y con los estudiantes nuevos que tal vez aún no hayan hecho amigos)".

"Mi equipo de levantamiento de pesas paga los uniformes y el transporte a las competencias recaudando fondos de las ventas", dijo el entrenador Mackenzie Pletcher.

Por su parte, Sharmon Craft afirmó que la organización de refuerzo atlético en la que trabaja como voluntaria vendió, durante 17 años, refrigerios en la escuela secundaria Lyman. Con esas ventas pagaron becas, cercas, marcadores y equipos.

Ante esta molestia especificó que: "Si tiene problemas con su hijo para comer ciertas cosas, trate de enseñarle autocontrol. Eso viene de casa, de mamá y papá. La escuela no puede hacer todo y ser todo para su hijo", dijo Craft. 

Ver más