Últimas 15minutos

Encuentro entre EEUU y China permitió conversaciones "duras" pero "útiles" y "constructivas"

El diálogo de Blinken y Sullivan con sus homólogos Yang Jiechi, y el consejero de Estado, Wang Yi estuvo marcado por los roces

La primera de las citas resultó ser mucho más hostil de lo que se esperaba en un principio (EFE/EPA/Liu Jie/Xinhua)

15 minutos. Representantes de Estados Unidos (EEUU) y China concluyeron este viernes unas primeras conversaciones en Anchorage, Alaska, que fueron "duras y directas", según la parte estadounidense, mientras la parte china considera que el diálogo fue "útil y constructivo" y subrayó que ambos países deben evitar el conflicto y "avanzar la relación por un camino sólido y estable".

El secretario de Estado, Antony Blinken, expresó que tras "varias horas" hablando con las autoridades chinas, "ciertamente sabemos y sabíamos que hay varias áreas en las que estamos fundamentalmente en desacuerdo". Entre estas están "las acciones de China en Xinjiang, con respecto a Hong Kong, Tíbet, cada vez más Taiwán" o "las acciones que se toman en el ciberespacio".

Agenda expansiva

"Y no es de extrañar que cuando planteamos esos problemas de manera clara y directa, obtuvimos una respuesta defensiva", subrayó el secretario. No obstante, dijo que también tuvieron una "conversación muy sincera durante muchas horas sobre una agenda expansiva". "En Irán, en Corea del Norte, en Afganistán, en el clima, nuestros intereses se cruzan", indicó en este sentido.

"Sobre economía, comercio y tecnología, les dijimos a nuestros homólogos que estamos revisando estos temas en estrecha consulta con el Congreso, con nuestros aliados y socios. Y seguiremos adelante, de una manera que proteja y promueva plenamente los intereses de los trabajadores y nuestras empresas", agregó.

Asimismo, el responsable del Departamento de Estado explicó que EEUU tenía dos objetivos en las conversaciones con China. De un lado, "compartir" con las autoridades del país asiático "las preocupaciones importantes" sobre "una serie de acciones que China ha tomado". Por otra parte, "exponer muy claramente" las políticas, prioridades y visión del mundo de Estados Unidos. "Y lo hicimos", recalcó.

Por otro lado, el consejero de Seguridad Nacional de EEUU, Jake Sullivan, tildó las conversaciones con China de "duras y directas" sobre una "amplia gama de temas". Asimismo, avanzó que continuarán consultando con sus aliados y socios "el camino a seguir" y "sobre cuestiones que van desde Irán hasta Afganistán a través de los canales diplomáticos habituales", así como se trabajará con China "en el futuro".

China pide evitar conflicto

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Yang Jiechi, describió el diálogo con EEUU como "sincero, constructivo y útil", aunque con "diferencias importantes".

Yang incidió en que el diálogo es "propicio" para mejorar el entendimiento mutuo. Ahondó en que China espera que las dos partes fortalezcan la comunicación, el intercambio y el diálogo en varios campos.

Según el ministro de Exteriores chino, Washington y Pekín deben manejar sus relaciones evitando el conflicto y la confrontación. Aboga por el "respeto mutuo y la cooperación en beneficio mutuo", para "avanzar así en una relación bilateral por un camino sólido y estable", según informa la agencia de noticias Xinhua.

Yang apostó así por el "diálogo" con "respeto mutuo" y la búsqueda de puntos en común mientras se reservan diferencias.

No obstante, recalcó a EEUU que la soberanía y la integridad territorial son cuestiones importantes. Hizo hincapié en que la parte estadounidense no debe subestimar la determinación de China de salvaguardar su soberanía, seguridad y los intereses de desarrollo.

China expresó así su "esperanza" de diálogo sobre la "base" de que las dos partes respeten los intereses fundamentales y principales preocupaciones de la otra parte.

Encuentro marcado por roces

Blinken y Sullivan se reunieron durante dos días con sus homólogos Yang Jiechi, y el consejero de Estado, Wang Yi. Esta primera reunión de alto nivel celebrada por la Administración de Joe Biden y Pekín, estuvo marcada por los reproches y roces por ambas partes.

La primera de las citas resultó ser mucho más hostil de lo que se esperaba en un principio, remarcaron los medios estadounidense. Al finalizar esta, Blinken censuró a China por "violar las normas internacionales en su represión contra los uigures y otras minorías, los ataques cibernéticos contra Estados Unidos y la coerción económica". Por la otra parte, Yang se opuso "firmemente a la interferencia de Estados Unidos en los asuntos internos de China".

No obstante, ambos países acudían a la cita con miras a intentar apaciguar la tensión que caracterizó su relación los últimos años, aunque días antes del encuentro EEUU impuso sanciones contra China por la represión sobre las libertades políticas en Hong Kong.

Ver más