Últimas 15minutos

Reacciones tras decisión del Supremo de EEUU sobre el aborto: Obama es "devastador"

El expresidente Donald Trump sentenció que "es decisión de Dios".

15 minutos. Tras el fallo del Supremo de EEUU que revoca la protección al derecho al aborto, las reacciones por la decisión no se hicieron esperar. El expresidente Barack Obama dijo que es "devastador".

"La Corte Suprema no sólo revirtió casi 50 años de precedentes, sino que relegó la decisión más intensamente personal que alguien puede tomar a los caprichos de políticos e ideólogos, atacando las libertades esenciales de millones de estadounidenses", indicó Obama en su cuenta de Twitter.

"Durante más de un mes, sabíamos que llegaría este día, pero eso no lo hace menos devastador", indicó.

Por su parte, la exprimera dama y abogada, Michelle Obama, dijo tener el corazón "roto" por la gente que perdió el "derecho fundamental" a tomar una decisión informada acerca de sus cuerpos y que estará destinada a retornar a la época previa a que existiera la decisión de "Roe versus Wade".

"Un tiempo en que el Gobierno le negó a la mujer el control de sus funciones reproductivas, forzándolas a continuar con un embarazo que no deseaban y abandonando al bebé cuando nacía", recordó Obama, lamentando que EEUU está "nuevamente" en esa situación.

Decisión sagrada

La exsecretaria de Estado en la Administración Obama, Hillary Clinton, se unió a esas voces con contundencia tras la decisión del Supremo sobre el aborto.

"La opinión de la Corte Suprema de hoy vivirá en la infamia como un paso atrás para los derechos de las mujeres y los derechos humanos", sostuvo.

"La mayoría de los estadounidenses cree que la decisión de tener un hijo es una de las decisiones más sagradas que existen, y que tales decisiones deben permanecer entre los pacientes y sus médicos", agregó la también exsenadora en su cuenta de Twitter. 

"Decisión de Dios"

El expresidente de EEUU, Donald Trump, celebró la decisión del Tribunal que haya revocado la protección del derecho al aborto. Sentenció: "Es decisión de Dios".

En declaraciones a la cadena Fox, Trump se mostró convencido de que la decisión tomada por el Supremo "al final funcionará para todo el mundo".

Además señaló que es un fallo que cumple con la Constitución "y devuelve sus derechos a quienes debían tenerlos desde hace mucho tiempo".

"Esto devuelve a los estados" la decisión sobre el aborto, que es "donde siempre debía estar", insistió Trump.

Una bofetada

La líder de la mayoría demócrata en la Cámara Baja de EEUU, Nancy Pelosi, calificó de "insulto" y de "bofetada" para las mujeres el fallo.

"Esta decisión cruel es escandalosa y descorazonadora", dijo Pelosi visiblemente afectada en una rueda de prensa en el Capitolio.

Remarcó que, "como mujer, como madre y como abuela", es muy triste ver a las jóvenes con menos derechos que sus predecesoras.

Paso "atrás"

Para la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, "supone un gran paso atrás después de 5 décadas de protección de la salud sexual y reproductiva".

"Es un enorme golpe para los derechos humanos de las mujeres y para la igualdad de género", afirmó Bachelet, quien entre 2010 y 2013 fue directora ejecutiva de la agencia ONU-Mujeres.

"El acceso a un aborto seguro, legal y efectivo está firmemente enraizado en la ley internacional de derechos humanos, y es crucial para la autonomía de mujeres y niñas, para poder tomar decisiones sobre sus propios cuerpos libres de discriminación, violencia y coerción", añadió la expresidenta chilena.

El Vaticano

La Pontificia Academia para la Vida afirmó que la decisión del Tribunal es una cuestión que "interpela al mundo entero" y que es necesario reabrir un debate sobre la protección de la vida en una sociedad.

"El dictamen del Tribunal muestra cómo la cuestión del aborto sigue suscitando un acalorado debate. El hecho de que un gran país con una larga tradición democrática haya cambiado su posición sobre esta cuestión también interpela al mundo entero", afirmó la Pontificia Academia en una nota.

"La protección y defensa de la vida humana no es una cuestión que pueda quedar confinada al ejercicio de los derechos individuales, sino que es un asunto de amplio calado social", añadió.

Tras esta sentencia, el mundo debe "reabrir un debate no ideológico sobre el lugar que ocupa la protección de la vida en una sociedad civil" para preguntarse "qué tipo de convivencia y sociedad" se quiere construir.

"Esto significa también asegurar una educación sexual adecuada, garantizar una asistencia sanitaria accesible a todos y preparar medidas legislativas para proteger la familia y la maternidad, superando las desigualdades existentes", indicó.

El presidente de la Pontificia Academia para la Vida, Vincenzo Paglia, explicó que "frente a una sociedad occidental que está perdiendo la pasión por la vida, este acto es una poderosa invitación a reflexionar juntos sobre la grave y urgente cuestión de la generatividad humana y las condiciones que la hacen posible; al elegir la vida, está en juego nuestra responsabilidad por el futuro de la humanidad".

"Es un momento para sanar las heridas y reparar las divisiones sociales; es un momento para la reflexión razonada y el diálogo civil, y para unirnos para construir una sociedad y una economía que apoye a los matrimonios y a las familias", apunta el comunicado.

Ver más