Últimas 15minutos

Alcalde de Filadelfia impone toque de queda tras noches de protestas

Más de 90 personas fueron detenidas durante la segunda jornada de manifestaciones por la muerte de Wallace

El gobernador de Pensilvania autorizó que las autoridades utilicen "todos los recursos disponibles" para calmar la situación (Michael Candelori/Zuma Press)

15 minutos. El alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, impuso este miércoles un toque de queda en la ciudad estadounidense, después de dos noches de protestas y disturbios por la muerte del ciudadano afroamericano Walter Wallace a manos de dos agentes de Policía.

Así, todos los negocios de Filadelfia tendrán que cerrar a las 21.00 horas, mientras que los ciudadanos deberán volver a sus domicilios.

El toque de queda estará vigente hasta las 06.00 horas. Este permite a las tiendas de alimentación, restaurantes y farmacias elegir si proporcionan sus servicios a domicilio pasada esa hora, según informa NBC Philadelphia.

Paralelamente, el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, declaró estado de desastre para garantizar que las autoridades utilicen "todos los recursos disponibles" para calmar la situación.

Protestas por la muerte de Wallace

"En los últimos días, cientos de personas se reunieron para hablar pacíficamente sobre la injusticia social, pero sus voces se vieron ahogadas por otras que aprovechan este momento frágil en la ciudad para sembrar el caos y la discordia", justificó Wolf en la proclamación.

Más de 90 personas fueron detenidas durante la segunda jornada de protestas por la muerte de Wallace, que portaba un cuchillo y "lo estaba blandiendo" cuando fue abatido. Las protestas en Filadelfia han derivado en casos de vandalismo y saqueos.

Un vídeo grabado con teléfono móvil y difundido en redes sociales muestra como los agentes exigen a un nervioso Wallace que suelte el cuchillo. Sin embargo, la víctima avanza hacia ellos, quienes acaban disparando.

Después de la muerte de George Floyd a manos de la Policía de Mineápolis el pasado 25 de mayo, las voces contra la desigualdad social y la brutalidad policial se incrementaron, desencadenando movilizaciones y protestas no sólo en Estados Unidos, sino también en otros países.

Ver más