Últimas 15minutos

Policía de Nueva York dispersó a más de 600 personas en fiestas de Super Bowl

Los asistentes a estas fiestas clandestinas no llevaban mascarillas y tampoco respetaron la distancia social, según el sheriff Joseph Fucito

El estado de Nueva York tiene en vigor normas que impiden la apertura de los clubs nocturnos (Pixabay)

15 minutos. Las autoridades de Nueva York dispersaron este fin de semana varias fiestas ilegales de celebración del Super Bowl a las que asistían en total más de 600 personas y que desafiaban las recomendaciones para frenar la propagación del coronavirus.

La oficina del sheriff de la ciudad, que se encarga de hacer cumplir las restricciones estatales, detuvo este domingo a siete personas tras irrumpir en al menos tres multitudinarias fiestas clandestinas que estaban teniendo lugar en "clubs" nocturnos en los barrios de Brooklyn y Queens.

El Super Bowl representa todo un acontecimiento deportivo y social en Estados Unidos (EEUU) y suele ir acompañado de reuniones sociales y fiestas. El principal epidemiólogo de país, Anthony Fauci, advirtió del peligro de acabar generando "eventos súper contagiadores" en las casas.

Los asistentes a estas fiestas pre-SuperBowl acudieron más allá de sus casas, con más de 230 personas reunidas en el interior de un club privado para motoristas en Brooklyn, según reveló la autoridad en su cuenta de Twitter, que reportó violaciones de las normas sanitarias y de emergencia.

Fiestas sin mascarillas

De acuerdo al medio local AmNY, hubo tres detenidos y uno de ellos era el gestor del club, Geradino Luis Abdiel. El administrador supuestamente tenía en su posesión una nudillera de metal y un cuchillo, por lo que se le imputaron cargos relacionados con las armas.

Los agentes también dispersaron una fiesta en el mismo distrito con más de 200 personas, de la que salieron detenidos tres promotores. Además, de otra en Queens con más de 165 personas en la que detuvieron a un empleado. Todas esas celebraciones estaban operando sin licencia de venta de alcohol.

"Muchos de los asistentes a las fiestas no llevaban mascarillas. Tampoco era posible la distancia social y la mayoría estaba bebiendo alcohol", dijo el sheriff Joseph Fucito al canal local NBC.

El estado de Nueva York, que fue epicentro de la pandemia la pasada primavera y sigue siendo el área de EEUU con más fallecidos por COVID-19, tiene en vigor normas que impiden la apertura de los clubs nocturnos y restricciones para los establecimientos que venden alcohol.

Ver más