Últimas 15minutos

ONU y AI pidieron a la Administración Biden cerrar Guantánamo para siempre

En 2003 había en el centro 700 presos. Hoy en día, hay unos 40 detenidos, pero solo condenaron o imputaron a 9 por la comisión de delitos

Las detenciones en Guantánamo arrancaron en 2001 en el marco de la "guerra contra el terrorismo" tras los ataques del 11-S (Armada de EEUU/DPA)

15 minutos. Expertos de Naciones Unidas (ONU) instaron este lunes a la futura Administración del presidente electo de Estados Unidos (EEUU), Joe Biden, a cerrar de forma "inmediata" el centro de detención de la base militar de la bahía de Guantánamo, en Cuba, ante el peligro que corren los presos que quedan en dichas instalaciones.

En un comunicado, un grupo de expertos de la ONU lamentó que "Guantánamo sea un lugar de arbitrariedad y abusos, de torturas y malos tratos". Asimismo, alertaron que, precisamente, es en este centro donde "las leyes quedan suspendidas y la Justicia es rechazada".

Tal y como aseguraron, los presos que se encuentran en Guantánamo corren el peligro de ver su salud física y mental "gravemente deteriorada". Esto, a medida que sufren "condiciones crueles e inhumanas" de encarcelamiento.

Para la ONU, la situación de los presos se deterioró significativamente a raíz de la pandemia de coronavirus. Esta "exacerba sus vulnerabilidades en materia sanitaria".

"La existencia de estas instalaciones es una desgracia para EEUU y la comunidad internacional en su conjunto". Así lo denunció la organización, que también insistió en que Guantánamo "debería haberse cerrado hace mucho tiempo".

En 2003 había en el centro 700 presos. Según datos de la ONU, 19 años después, hay unos 40 detenidos. Sin embargo, solo condenaron o imputaron a 9 por la comisión de delitos.

Derecho internacional

Naciones Unidas reiteró que la existencia del centro es "incompatible" con las obligaciones de EEUU "bajo el Derecho Internacional". "No debemos olvidar que estos detenidos, que han sido víctimas de torturas y traumas (…), permanecen en un limbo legal al margen del sistema judicial".

"La detención indefinida y prolongada de individuos, que no han sido condenados por la comisión de delito alguno por autoridades judiciales independientes y competentes, es arbitraria y constituye una forma cruel, inhumana y degradante de trato", expresaron.

De igual forma, recordaron a Biden que las "comisiones militares violan los requisitos de imparcialidad, independencia y no discriminación y no deben ser utilizadas tal y como se ha hecho en Guantánamo".

En este sentido, pidieron a las autoridades estadounidenses que "lleven ante la justicia a los individuos que permanecen en Guantánamo". De lo contrario, "que los pongan en libertad o los deporten a sus países de origen respetando el principio de no devolución".

"Con la nueva Administración a punto de jurar el cargo y a medida que nos acercamos al 20 aniversario del 11-S, Guantánamo debe ser cerrado para siempre", aseguraron en su misiva a Biden.

Amnistía Internacional igualmente se pronunció

Por su parte, la organización no gubernamental, Amnistía Internacional (AI), reclamó a Biden que cumpla su promesa de 2009 de cerrar la prisión de Guantánamo.

La ONG resaltó, en un nuevo informe, las violaciones que se cometieron contra los presos. Por ejemplo, la falta de atención médica adecuada y la ausencia de juicios con las debidas garantías procesales. También precisó que los traslados se paralizaron. Esto último afectó a personas cuya liberación se autorizó.

En ese sentido, manifestaron que los 3 últimos inquilinos de la Casa Blanca abogaron durante los últimos 20 años por cosas distintas. "Localizar una instalación de detención y llenarla", bajo George W. Bush; "revisar las detenciones y cerrar las prisiones", con Barack Obama; y "mantenerla abierta y prepararla para recibir más detenidos", con Donald Trump. Pero no se abordó el "fantasma del Derecho Humanitario".

Biden dijo, durante la Conferencia de Seguridad de Munich de 2009 cuando era vicepresidente, que "se respetarán los derechos de los que sean llevados ante la justicia y se cerrarán las instalaciones en la bahía de Guantánamo". "Doce años después, mientras se prepara para entrar en la Casa Blanca como presidente, tiene la oportunidad de hacer realidad esas palabras. Debe aprovecharla", dijo.

En este sentido, la organización hizo hincapié en que "es necesaria una nueva urgencia y energía, acompañadas de un verdadero compromiso con la verdad, la rendición de cuentas y las compensaciones, así como un reconocimiento de que este asunto no debe seguir prolongándose más".

El 11-S

Las detenciones en Guantánamo arrancaron en 2001 en el marco de la "guerra contra el terrorismo" tras los ataques del 11-S. "Se circunvalaron las protecciones de derechos humanos en la búsqueda de la recopilación de información de Inteligencia".

"Se cometieron crímenes bajo el Derecho Internacional, como la tortura y la desaparición forzosa contra detenidos, mantenidos de forma deliberada fuera del alcance de los procedimientos judiciales en instalaciones secretas operadas por la CIA en otros países o en la base naval estadounidense en Cuba", resaltó.

Por otra parte, reiteró que "los tribunales militares no deberían tener jurisdicción para juzgar a civiles". De hecho, añadió que "las comisiones militares son discriminatorias". "El programa de torturas y desapariciones forzosas de la CIA estuvo reservado para extranjeros". "Un ciudadano estadounidense, incluso imputado por los mismos delitos, no podría ser juzgado en estos tribunales".

AI reconoció que Biden "tendrá el plato lleno" debido a los "muchos asuntos urgentes a nivel social, ambiental y de justicia" a los que hará frente a su llegada a la presidencia. Sin embargo, "no estará tan lleno como para que sea incapaz de dar prioridad y cerrar las instalaciones de detención en Guantánamo".

"No trata sólo de las 40 personas que aún están recluidas en Guantánamo, sino también de los crímenes de Derecho Internacional cometidos en estos 19 años y la permanente ausencia de rendición de cuentas por tales crímenes". Así lo comentó Daphne Eviatar, directora del Programa de Seguridad con Derechos Humanos de AI en EEUU.

Eviatar sostuvo que dar respuesta a esta situación y cerrar las instalaciones en Guantánamo "tiene que ver también con el futuro". "Este año se cumple el 20 aniversario de los atentados del 11-S y la lucha por una justicia duradera".

"Costes de decisiones ilegales"

De esta forma, AI dijo que "las autoridades estadounidenses deben reconocer que han tomado decisiones para priorizar la recopilación de datos de Inteligencia sobre la justicia penal". Además, que se cometieron violaciones de los derechos humanos durante este proceso.

"El Gobierno, no los detenidos, deben aceptar los costes de estas decisiones ilegales. Ahora deben utilizar todas las medidas necesarias a nivel ejecutivo y otros niveles para corregir los errores de los que es responsable y hacerlo de forma ilegal", agregó.

Por ello, pidió a Biden que "inmediatamente" después de llegar a la Casa Blanca dicte una orden ejecutiva para el cierre de Guantánamo. Incluso, que se comprometa a "la resolución total de los casos de cada uno de los detenidos a través de su traslado y liberación". "Sin mayores retrasos y en línea con el Derecho Internacional".

"En caso de que haya pruebas suficientes bajo el Derecho Internacional para juzgar crímenes internacionales, debe hacerse a través de una vía judicial ante tribunales federales y sin recurrir a la pena de muerte", resaltó. También hizo hincapié en que "los procedimientos que tengan lugar deben tener en cuenta el periodo de detención, las torturas, malos tratos y otras violaciones de los derechos humanos a los que haya sido sometido el detenido".

Juzgar a los responsables

La ONG reclamó a Biden que su Administración se comprometa a publicar "rápidamente" el informe del Comité Selecto de Inteligencia del Senado. El msimo trata sobre el programa de detención e interrogatorios de la CIA. Además, que "reconozca que las torturas y las desapariciones forzosas son, desde hace mucho, crímenes bajo el Derecho Internacional", y se lleve a los responsables de los mismos ante la justicia.

En este contexto, demandó al Congreso que revoque el marco legal que permite que civiles sean juzgados ante tribunales militares y la autorización para el uso de la fuerza militar aprobada en 2001. Asimismo, la aprobación de un paquete fiscal para facilitar el "rápido cierre" de Guantánamo.

AI solicitó, igualmente, al Congreso estadounidense que "retire las restricciones existentes al traslado de detenidos de Guantánamo a EEUU o terceros países en los que sus derechos vayan a ser protegidos". "Aplicar un programa de legislación nacional y ratificaciones internacionales para fortalecer la relación de EEUU con el Derecho Humanitario".

Por último, solicitó al Departamento de Justicia que no se oponga a los habeas corpus presentados por los detenidos en Guantánamo. Reclamó al Pentágono que "permita visitas", incluidas las de relatores de Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Además, que "facilite" los traslados de presos.

"Son detenciones que durante años han estado indiscutiblemente ligadas a conductas ilegales del Gobierno en múltiples niveles", explicó Eviatar. Específicamente, "traslados secretos, interrogatorios en régimen de incomunicación, alimentación forzosa en los casos de huelga de hambre, desaparición forzada y ausencia total del debido proceso".

Ver más