Últimas 15minutos

Los cruceros cumplen un año sin zarpar de EEUU pero confían en las vacunas para retomar los viajes

Entre marzo y septiembre de 2020 se presentaron pérdidas globales de 77.000 millones de dólares, más 518.000 puestos de trabajo

Las navieras, muchas de ellas asentadas en Miami, "la capital de los cruceros", buscan dejar atrás las pérdidas de 2020, con apenas una quinta parte de los pasajeros de 2019 (Pixabay)

15 minutos. Al cumplirse el primer año de la prohibición de navegar desde puertos de estados Unidos (EEUU), la industria de los cruceros siente la premura de recuperar cuanto antes las millonarias pérdidas y la confianza de los viajeros. Por ello, deposita sus esperanzas en la masificación de la vacunación contra la COVID-19.

Las navieras, muchas de ellas asentadas en Miami, "la capital de los cruceros", buscan dejar atrás las pérdidas de 2020, con apenas una quinta parte de los pasajeros de 2019. Sin embargo, dependen de la prevalencia de la COVID-19 en los puertos de origen y destinos y del éxito de las medidas sanitarias a bordo de sus buques.

Aunque las vacunas son un aliciente, aún no es clara la fecha de la reactivación de esta industria en puertos estadounidenses. La misma está condicionada al cumplimiento de las pautas establecidas en octubre por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Salvo Norwegian, que piensa reanudar operaciones en julio, la mayoría de las navieras tienen la meta de restablecer los viajes a partir de junio. Pero las ilusiones de volver a navegar se vieron defraudadas muchas veces desde que se pensaba que el paro de los cruceros en EEUU iba a ser de tan solo un mes.

"Es difícil de predecir en este momento, pero planeamos comenzar a navegar inicialmente de forma escalonada con algunos barcos". Así lo aseguró Roger Frizzell, portavoz de Carnival.

"Tenemos la esperanza de tener nuestra flota global en funcionamiento para fin de año", agregó.

Asimismo, dijo que la industria confía en los "avances significativos con las vacunas y terapias, que son noticias positivas y bienvenidas para el turismo, la hostelería y los cruceros".

Los cruceros, protagonistas de la COVID-19

Hace ya más de un año de los brotes del virus en los cruceros, de las cuarentenas a bordo, de los enfermos graves en alta mar, y de los pasajeros y marineros varados (algunos sin paga) y rechazados como parias en tierra firme.

Parte de esta pesadilla se refleja ahora en el documental, El último crucero, que se estrenará virtualmente el 30 de marzo en el Festival de Cine SXSW. La cinta mostrará las grabaciones de los propios pasajeros y tripulación del Diamond Princess, varado con unos 700 enfermos de la COVID-19 en las costas japonesas en febrero de 2020.

Científicos con trajes de materiales peligrosos, pasajeros con máscaras y equipos de limpieza que rocían desinfectante en los banquetes, hacen parte de las imágenes aterradoras de las primeras semanas de la pandemia que recoge el filme de HBO.

Por lo pronto, una buena noticia es que son "muy pocos marinos", menos de 300 en todo el mundo, los que aún están atrapados en los barcos. Así lo indica la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF).

"Los esfuerzos combinados de los sindicatos y la industria repatriaron con éxito a más de 250.000 en solo unos pocos meses el año pasado". De esta forma lo manifestó Johan Oyen, presidente del grupo de trabajo de cruceros de la ITF.

Recordó que entre febrero y abril del año pasado había alrededor de 265.000 marinos varados a bordo de cruceros.

Pérdidas millonarias

En su más reciente informe, la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), que representa al 95 % de las compañías con cruceros oceánicos, calificó de "devastadoras" las pérdidas por la pandemia. El coronavirus ocasionó la muerte de más de 538.000 personas en EEUU.

Entre marzo y septiembre de 2020 se presentaron pérdidas globales de 77.000 millones de dólares. Asimismo, se perdieron 23.000 millones de dólares en salarios y 518.000 puestos de trabajo debido a la pausa de las navieras.

CLIA calcula que cada día que los cruceros no están operando significan 2.500 empleos menos.

En cuanto a pasajeros, la cifra se redujo de unos 27,8 millones en 2019 a 5,7 millones en 2020. En su mayoría, antes del cierre de la industria en marzo.

El portavoz de Carnival, sin embargo, aseguró que tienen garantizada su supervivencia para los próximos meses. Están trabajando "estrechamente" con expertos médicos y científicos y autoridades sanitarias como los CDC en los protocolos de salud.

"Nuestro equipo de finanzas pudo asegurar 23.500 millones de dólares en financiamiento para ayudarnos a continuar operando durante nuestra pausa hasta bien entrado el próximo año, incluso en un entorno de ingresos cero, que no es el caso", explicó Frizzell.

Entre tanto, dijo que las nuevas medidas sanitarias ya se han implementado en buques de las subsidiarias Aida (alemana) y Costa (italiana). "Comenzaron a navegar de forma limitada a fines del año pasado en Europa".

CLIA detalló que se presentaron unos 200 viajes "exitosos" entre julio y diciembre de 2020 en Europa, Asia y el Pacífico Sur. Estos "demuestran que los nuevos protocolos están funcionando".

La incógnita es la restauración de la actividad en Norteamérica y el Caribe; este último, el destino más popular en 2019, seguido muy de lejos de Asia y China, según CLIA.

Todos a vacunarse en los cruceros de EEUU

Por ahora, Royal Caribbean será la pionera, a partir de mayo próximo, en ofrecer en su nuevo barco, Odyssey of the Seas, cruceros desde Israel hasta las islas griegas y Chipre, con pasajeros y tripulación completamente vacunados contra la COVID-19.

Esta colaboración entre la naviera y las autoridades de salud y turismo de Israel, país líder en vacunación contra la COVID-19, es un paso de avanzada frente a las condiciones sanitarias que los CDC han impuesto a los cruceros de EEUU. Al menos, "mientras aumentan la capacidad de sus laboratorios para testear a futuros pasajeros".

Los CDC consideran que los viajes en cruceros "facilitan y amplifican la transmisión de la COVID-19. Incluso, cuando los barcos navegan con una capacidad de pasajeros reducida".

Por otro lado, Frizzell explicó que sigue habiendo una demanda acumulada de cruceros. Especialmente, entre los antiguos viajeros de estos buques que "están listos para navegar de nuevo".

"Los cruceros siempre han sido una industria en la que la demanda suele superar a la oferta debido al número limitado de instalaciones de construcción de barcos en todo el mundo", precisó.

Ver más