Últimas 15minutos

El gobernador de Texas dice que vetará los fondos salariales

"No se paga a quienes abandonen sus responsabilidades", señaló Greg Abbott después de que los demócratas se ausentaran en la Cámara de Representantes para evitar aprobar una nueva ley

Abbott tenía previsto firmar el proyecto de ley bloqueado por los demócratas (Flickr)

15 minutos. El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, aseguró que vetará el artículo de los nuevos presupuestos para la legislatura que recoge el sueldo de los congresistas, después de que este fin de semana los demócratas se ausentaran de la Cámara de Representantes para evitar la aprobación de una nueva ley electoral, que cuenta con decenas de restricciones para ejercer el derecho al voto.

"Vetaré el Artículo 10 del presupuesto aprobado para la legislatura. El Artículo 10 financia el Poder Legislativo. No se paga a quienes abandonen sus responsabilidades", señaló el gobernador de Texas, quien tenía previsto firmar el proyecto de ley bloqueado por los demócratas.

Desde el Partido Demócrata alertaron que esto no afectará a representantes estatales, la mayoría de ellos con otros empleos cuando no están en los plenos. Tampoco afectará al resto del personal administrativo y de mantenimiento que trabaja en la Cámara de Representantes y que cobra directamente del Poder Legislativo.

"Castigar a la clase trabajadora, al personal de oficina, mantenimiento y otros servicios de apoyo, porque no recibió todas y cada una de sus demandas es muy típico de los republicanos de Texas", criticó en Twitter el representante demócrata Gene Wu.

La polémica ley

La Ley de Protección de la Integridad Electoral fue avalada el domingo en el Senado tras un debate, pasando posteriormente a la Cámara de Representantes. Sin embargo, tuvieron que suspender la sesión tras la salida de los congresistas demócratas.

El texto, entre otras cosas, prohíbe la votación en coche, los colegios electorales provisionales, los centros de votación de 24 horas, como los utilizados en las pasadas presidenciales en el condado de Harris (donde el presidente Joe Biden se impuso con el 56 % de los votos), e incluso acudir a las urnas los domingos antes de las 13.00, hora local.

A su vez la norma impondría mayores penas contra las autoridades que ofrezcan aplicaciones para el voto por correo a ciudadanos que no lo solicitaran. También endurecería las condiciones para la identificación, admitiendo únicamente como documentos válidos el carné de conducir y el número de la Seguridad Social.

La norma permitiría además anular unas elecciones "si el número de votos ilegales es igual o mayor que el número de votos necesario para cambiar el resultado de las elecciones" sin necesidad de que se demuestre fraude alguno.

En vísperas de la votación, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, criticó el proyecto legislativo al considerar que no solo "no era estadounidense", sino que formaba parte "de un ataque a la democracia", ya visto "con demasiada frecuencia este año y que a menudo va dirigido sobre todo a estadounidenses negros y morenos".

"En el siglo XXI, deberíamos hacer que sea más fácil, no más difícil, que todos los electores voten", aseveró Biden.

Desde la derrota de Donald Trump en las presidenciales de noviembre, al menos 14 estados con mayoría republicana han aprobado leyes electorales más restrictivas. De igual manera se han contabilizado en lo que va de año casi 400 proyectos legislativos con los mismos fines, apunta la cadena NBC.

Ver más