Últimas 15minutos

Ghislaine Maxwell recibe una condena de 20 años de cárcel por tráfico sexual de menores

"Lamento el dolor que han experimentado", dijo la británica a las víctimas, pero no pidió perdón por sus actos ni mostró arrepentimiento

Maxwell, de 60 años, fue condenada el 29 de diciembre por 5 de los 6 cargos a los que se enfrentaba (Cortesía Twitter @JuanitoSay)

15 minutos. La británica Ghislaine Maxwell, mano derecha del fallecido financiero Jeffrey Epstein, fue condenada este martes a 20 años de cárcel después de que en diciembre un tribunal la declarara culpable de 5 cargos relacionados con el tráfico sexual de menores de edad, reclutadas para Epstein.

La juez Alison Nathan pronunció la condena tras escuchar el alegato de la Fiscalía, que solicitaba entre 30 y 55 años de cárcel. La defensa pedía una sentencia "apropiada" que estuviera "muy por debajo" del rango presentado por el Gobierno.

Maxwell dijo este martes en el tribunal que reconocía el dolor de las víctimas, pero no pidió perdón.

En sus únicas palabras durante el juicio, Maxwell expresó su "empatía" por las víctimas y aseguró que de lo que más se arrepentía en su vida era de haber conocido a Epstein. Lo calificó de manipulador y quien, según ella, debería ser el que estuviera respondiendo ante las víctimas.

"Lamento el dolor que han experimentado", dijo dirigiéndose a todas ellas y comunicando su deseo de que su encarcelamiento las ayude a cerrar una etapa.

Sin embargo, como la juez hizo notar antes de leer la sentencia, Maxwell ni pidió perdón por sus actos ni mostró arrepentimiento cuando se dirigió a la togada y a las víctimas. Varias de ellas estaban presentes en la sala y recordaron de viva voz los traumas psicológicos que todavía arrastran 20 años después de haber sido víctimas de Epstein y Maxwell.

Testimonios

"He estado lidiando con el miedo y la ansiedad continuos de que Epstein y Maxwell me harían daño (…). Frecuentemente me sorprenden los recuerdos y me despierto con sudor frío de las pesadillas. Siempre estoy vigilante, sufro cambios de humor dramáticos y evito ciertos lugares, situaciones y personas". Así lo relató Sara Ransome, una de las víctimas que tomó la palabra.

Además de Ransome, hablaron Annie Farmer y otra identificada como "Kate".

Virginia Giuffre, quien acusó al príncipe Andrés de abuso sexual tras ser víctima de tráfico por Epstein, dijo a Maxwell en un mensaje leído por su representante: "Quiero dejar una cosa clara. Jeffrey Epstein es un terrible pedófilo, sin lugar a dudas; pero nunca lo hubiera conocido si no hubiera sido por ti".

Antes de pronunciar la sentencia, la magistrada, quien le impuso una multa de 750 mil dólares, también quiso hacer hincapié en que en este juicio no se estaba juzgando a Epstein, como intentó justificar la defensa, sino a Maxwell. Específicamente, por sus propios delitos, "por su papel" en una actividad criminal.

La defensa de la británica presentó cartas de sus hermanos y hermanas a favor de la acusada. Defendía que la propia Maxwell había sido una víctima de Epstein y que se arrepentía de haberlo conocido.

"Es el mayor error que cometió en su vida y nunca se volverá a repetir", escribió su abogada Bobbi Sternheim en un documento remitido a la jueza antes de la vista. También describió la infancia de Maxwell como "difícil y traumática" debido a la personalidad narcisista, exigente y sobreprotectora de su padre, el difunto magnate de los medios británicos Robert Maxwell.

En las garras del multimillonario

Los letrados sugirieron a lo largo del juicio que el proceso contra su cliente respondía al fracaso del procesamiento contra Epstein, que se suicidó en prisión en 2019.

Maxwell, de 60 años, fue condenada el 29 de diciembre por 5 de los 6 cargos a los que se enfrentaba, incluido el de tráfico sexual. El juicio se prolongó durante un mes y los testigos declararon que ayudó a Epstein a reclutar, preparar y abusar de niñas menores de edad.

Durante el proceso, los fiscales alegaron que Maxwell elegía a chicas "menores, bonitas y vulnerables", con familias en situación difícil, siempre con un padre ausente. Las seducía con su estilo "sofisticado" hasta llevarlas, siempre sin compañía, hasta las mansiones de Epstein.

Cuatro víctimas ofrecieron su testimonio para narrar cómo Maxwell se había ganado su confianza y cómo las había seducido hasta caer en las garras del multimillonario. Pero, sobre todo, para revelar las heridas que han arrastrado toda su vida.

El equipo de abogados de Maxwell también intentó sin éxito la repetición del juicio. Lo hizo después de que se conociera que uno de los miembros del jurado había mentido durante el proceso de selección al decir que no había sufrido abusos sexuales durante su infancia.

Tras una larga polémica, que concluyó con el interrogatorio público de dicho miembro del jurado, quien reconoció haber mentido pero no deliberadamente, la jueza que preside el juicio rechazó la petición de la defensa.

Ver más