Últimas 15minutos

¿Está preparado EEUU para tener a Kamala Harris como vicepresidenta?

Expertas consideran que Harris va a ser blanco de insultos y descalificaciones, como lo fue la candidata demócrata a la Presidencia en 2016, por el mero hecho de ser mujer

La elección de Kamala Harris como candidata a vicepresidenta no es una sorpresa en términos de estrategia electoral (Toni Sandys/EFE)

15 minutos. "Si no te dan un asiento en la mesa, trae una silla plegable", decía la congresista afroamericana Shirley Chisholm, la primera mujer en presentarse como candidata a una nominación demócrata a la Presidencia de EEUU y cuyo legado hizo posible que hoy por hoy una mujer negra y de origen asiático, Kamala Harris, sea aspirante a vicepresidenta, y quién sabe si algún día, inquilina de la Casa Blanca.

Mucho ha llovido desde que Chisholm (1924-2005), también la primera mujer afroamericana en llegar al Congreso, marcara un hito al presentarse a la candidatura demócrata a la Presidencia en 1972, que finalmente acabó ganando un hombre blanco, George McGovern.

Desde entonces, EEUU tuvo el primer presidente negro, Barack Obama (2000-2017). Sin embargo, nunca ha tenido a una mujer dirigiendo el país y ni siquiera en la Vicepresidencia.

De Chisholm a Harris

La profesora del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Purdue (Indiana) Nadia Brown explicó, en declaraciones a Efe, que Harris es un eslabón más del legado de Chisholm. "Kamala definitivamente se aúpa sobre sus hombros. Shirley Chisholm fue igual de ambiciosa, cualificada, inteligente, compasiva y cariñosa. La diferencia es que los tiempos han cambiado".

Muestra de ese cambio es el auge que están viviendo movimientos como Black Lives Matter (las vidas negras importan), ante la violencia policial contra los afroamericanos, o el feminista #MeToo (Yo también), contra los abusos sexuales.

"Las protestas de Black Lives Matter han puesto realmente de relieve el racismo sistémico y las desigualdades raciales. Hemos visto el mayor número de protestas en la historia de EEUU, con manifestaciones continuadas por el asesinato de George Floyd o por la no condena de los agentes de policía que mataron a Breonna Taylor", enumeró Brown.

"Si (el candidato virtual demócrata a la Presidencia) Joe Biden hubiera elegido a alguien que no tuviera antecedentes africanos, habría demostrado que el partido (demócrata) está sordo", destaca Brown. Agrega que "las comunidades negras son las que votan desproporcionadamente a los demócratas, y estas elecciones se perderán o se ganarán por la participación de votantes negros".

Kamala Harris para vicepresidenta

De hecho, según Andra Gillespie, profesora del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Emory (Georgia), si Biden no hubiera escogido a Kamala Harris como compañera de fórmula, hubiera habido bastante frustración entre esta comunidad y posiblemente se hubiera desmovilizado su voto.

"Uno de los temas que han surgido en relación con Black Lives Matter es la idea de que el Partido Demócrata depende de los afroamericanos para ganar la elecciones", reflexiona Gillespie.

"Son el 13 % de la población, alrededor de un quinto o un cuarto de los votantes demócratas", puntualiza la profesora. Añade que, en el caso de las afroamericanas, solo el 4 % votó a favor del actual presidente, Donald Trump, en 2016.

Ante estas proporciones, Biden busca movilizar el voto de la comunidad negra para contrarrestar las quejas de aquellos que señalan que el Partido Demócrata toma por garantizados sus sufragios y que piden que haya afroamericanos, y en especial mujeres, en cargos importantes.

Por tanto, pese a lo novedoso de la propuesta, la elección de Kamala Harris como candidata a vicepresidenta no es una sorpresa en términos de estrategia electoral. Tampoco si se tiene en cuenta su trayectoria profesional, como senadora, y fiscal de distrito y general de California.

Punto fuerte y débil de Kamala Harris

Ese pasado como fiscal es su punto fuerte y al mismo tiempo débil. Su historial de condenas, que han afectado especialmente a afroamericanos, ha desatado críticas.

Sin embargo, Gillespie ve que ese factor puede jugar a su favor. Comentó que tradicionalmente se ha podido demonizar a candidatos afroamericanos bajo la teoría de que son más "blandos" frente a los delitos, en base a estereotipos racistas de que "los negros tienden más a un comportamiento criminal". Trump está intentado usar esto contra los demócratas en general.

La experta resalta que "la idea de nominar a una fiscal para que sirva como vicepresidenta, realmente mitiga el argumento del presidente Trump diciendo que Joe Biden va a ser blando respecto al crimen".

Le sirva o no su pasado como fiscal, ambas expertas auguran que Harris va a ser blanco de insultos y descalificaciones, como lo fue la candidata demócrata a la Presidencia en 2016, Hillary Clinton, por el mero hecho de ser mujer. Sostienen que incluso en su caso puede ser peor por ser de ascendencia jamaicana e india.

Campaña machista contra Harris

Brown da "por seguro" que la aspirante a vicepresidenta va a recibir "insultos racistas y sexistas". "Ya se han lanzado improperios contra ella por parte de los republicanos y en particular Donald Trump, que ya han empleado (el término) 'mujer asquerosa'".

Ese es un calificativo que el mandatario utilizó contra Clinton en su día durante la campaña de 2016. Ahora lo usa contra Harris, al considerar que ha sido irrespetuosa por sus preguntas incisivas a funcionarios de su Administración durante las audiencias en el Senado.

Brown adelanta que en los próximos meses se escucharán frases machistas como las que tuvo que soportar Clinton, del tipo "debería quedarse en casa". Sin embargo, cree que va a ser diferente al entrar el tema de su origen. Piensa que van a salir a la luz muchos estereotipos raciales sobre las mujeres negras y de origen asiático.

Pese a posibles contratiempos, la aparición en escena de Harris supone un hito. Las expertas no descartan que pueda abrir el camino para que EEUU tenga en el futuro una presidenta, quizás salida de los comicios de 2024.

¿Candidata presidencial en 2024?

Gillespie opina que incluso podría ser una presidenta afroamericana, y, por qué no, la propia Harris. Su elección como compañera de fórmula de Biden va a aumentar su perfil y ella fue aspirante a la nominación demócrata a la Presidencia hasta diciembre pasado cuando se retiró por no haber recaudado suficientes fondos.

"No hay ninguna razón para pensar que ella no albergue aún esas aspiraciones (presidenciales) y que no se presentaría. Algo interesante es que en la carrera por la nominación hubo algunos demócratas que hicieron comentarios sobre si era o no demasiado ambiciosa, y eso ciertamente hizo que muchas cejas se alzaran", lamenta la experta.

La reivindicación por parte de Harris de sus raíces puede ayudar también a modificar esquemas mentales.

"Mucha gente tenía en su cabeza que la primera presidenta de EEUU iba a ser una mujer blanca que fuera a reflejar la mayoría racial de EEUU y la dinámica de aquellos en el poder -apunta-. Ahora, "lo que Kamala Harris muestra es que la primera presidenta de EEUU podría no ser blanca sino una mujer de color".

Ver más