El gran jurado de Georgia recomendó imputar a otros aliados de Trump, incluido el senador Lindsey Graham

Según el informe interno publicado por orden del juez y que fue remitido a la fiscal Fani Willis, que a la postre terminaría imputando a 19 personas

15 minutos. El gran jurado especial de Georgia que examinó los movimientos del expresidente Donald Trump para revertir los resultados de las elecciones de 2020 incluyeron entre sus recomendaciones para la imputación a más de una veintena de personas que finalmente no fueron señaladas, entre ellas el senador republicano Lindsey Graham y el antiguo asesor de seguridad nacional Michael Flynn.

Así consta en el informe interno publicado este viernes por orden del juez y que fue remitido a la fiscal Fani Willis, que a la postre terminaría imputando a 19 personas, entre ellas el propio Trump, por formar parte de una red criminal que presionó a autoridades locales en base a sospechas sobre las que nunca han llegado a presentar pruebas.

En el caso de Graham, una de las principales figuras republicanas en el Senado, se han puesto en duda sus llamadas al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, responsable de la recogida de datos. En una comparecencia en el Congreso, Raffensperger recogió que estas llamadas le hicieron sentir “incómodo”, según informa la cadena norteamericana CNN.

El gran jurado convocado para este tema terminó señalando a 39 personas, en una lista en la que también figura el abogado conservador Lin Wood, los exsenadores estatales David Perdue y Kelly Loeffler, y antiguos miembros de la campaña de Trump como Boris Epshteyn y Cleta Mitchell.

Imputados por el gran jurado

Las 19 personas que terminaron imputadas, Trump incluido, desfilaron ante las autoridades de Georgia para quedar retratados en una simbólica ficha policial antes de obtener la libertad bajo fianza. Todos ellos negaron los cargos que se le imputan, con alusiones en algunos casos a la supuesta intencionalidad política de los mismos.

El expresidente, que ha hablado abiertamente de una “caza de brujas” contra él y de “injerencia electoral” en la campaña previa a las primarias del Partido Republicano, quiere que el caso pase de la jurisdicción estatal a la federal. Este viernes, ha insistido en que el informe completo que se conoce ahora tiene “cero credibilidad”.

“Básicamente, querían imputar a todo aquel al que se le ocurriese respirar”, señaló el magnate, en un mensaje publicado en su propia red social y en el que ha puesto en duda la “credibilidad” de las conclusiones. En este sentido, afirmó que la población georgiana “no está contenta con esta farsa de una fiscal fuera de control” que “hace el trabajo del Departamento de Justicia”.

Más vistas