Últimas 15minutos

EEUU usará la sangre de quienes superaron el COVID-19 para tratar a enfermos

En su web, la FDA anunció que este método podrá usarse solo en pacientes que están en estado crítico y cuya vida corre peligro

Este virus, que surgió en China, ha contagiado a más de 200.000 personas y ha provocado 6.500 decesos (Cortesía Pixabay)

15 minutos. El Gobierno de EE.UU. ha autorizado a médicos de todo el país a usar el plasma de la sangre de pacientes que se recuperaron del coronavirus para tratar a aquellos en estado crítico, en lo que supone para algunos expertos la mejor solución a la espera de una cura.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó este martes el tratamiento.

En su web, la FDA anunció que este método podrá usarse solo en pacientes que están en estado crítico y cuya vida corre peligro y, además, los doctores que lo administren tendrán que pedir autorización previa.

La decisión no es usual. El procedimiento para aprobar un nuevo tratamiento por lo general tarda meses y solo se aprueba cuando se comprobó que el método es efectivo y seguro.

"Aunque es prometedor, el plasma no ha demostrado ser efectivo en las enfermedades estudiadas", admitió la FDA en su página web.

Esta técnica ya fue utilizada antes contra la gripe española, el ébola y el sars.

En el caso del SARS, el plasma permitió mitigar los síntomas de los pacientes y acortar sus instancias hospitalarias, según estudios científicos posteriores.

Resultados prometedores

Además, en China algunos doctores también inyectaron plasma para pacientes graves y los resultados parecen ser prometedores, de acuerdo a los estudios iniciales.

El tratamiento surge de la idea de que, cuando una persona se enferma, el cuerpo genera anticuerpos que luchan contra la infección. De esa manera, cuando ese sujeto se recupera, los anticuerpos se quedan flotando en su sangre, especialmente en el plasma, que es la parte líquida de la sangre.

Por tanto, el tratamiento consiste en recolectar esos anticuerpos que quedan flotando en el plasma para inyectárselos a una persona enferma y ayudarle a luchar contra el virus.

Un grupo de científicos de EE.UU., liderados por un equipo de la Universidad Johns Hopkins, han estado presionando para conseguir la aprobación de la FDA y comenzar a estudiar el uso del plasma en pacientes contagiados con el nuevo coronavirus.

Uno de esos investigadores es Arturo Cassadeval de la Johns Hopkins, quien en febrero, en un artículo de opinión en The Wall Street Journal, consideró que el uso de plasma podría ayudar a contener la pandemia a la espera del descubrimiento de una vacuna, algo que podría tardar entre 12 y 18 meses.

En el estado de Nueva York, uno de los más golpeados por el virus, su gobernador, Andrew Cuomo, ya adelantó que esta semana se darán los primeros pasos para comenzar a usar este método.

En EE.UU. más de 44.000 personas han contraído el coronavirus y al menos 544 han muerto, según el recuento oficial.

Ver más