Últimas 15minutos

EEUU autoriza el uso del fármaco Regeneron contra la COVID-19

El presidente Trump dijo que este medicamento hizo posible que superara el coronavirus

Regeneron es un cóctel de dos potentes anticuerpos (Pxfuel)

15 minutos. La Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA, en inglés) concedió este sábado una autorización de urgencia a la biotecnológica Regeneron para el uso en el país contra la COVID-19.

Este tratamiento de anticuerpos monoclonales fue el que recibió en octubre el presidente estadounidense, Donald Trump, para tratarse la enfermedad.

La autorización limita el uso del fármaco a personas mayores de 12 años que hayan dado positivo por la COVID-19 y estén en riesgo de desarrollar un caso grave de la enfermedad, explicó la científica jefe de la FDA, Denise M. Hinton, en una carta enviada a la compañía.

El medicamento es un cóctel de dos potentes anticuerpos que, en estudios preliminares, han mostrado resultados prometedores, especialmente si se administran durante las etapas tempranas de la enfermedad.

La FDA ya concedió a comienzos de este mes otra autorización para el uso de un cóctel muy similar, propiedad de la farmacéutica Eli Lilly. Ninguno de los dos tratamientos pueden administrarse a personas hospitalizadas o pacientes que necesiten oxígeno.

Trump recibió una dosis de 8 gramos del cóctel de anticuerpos de Regeneron, a pesar de que su uso no estaba autorizado por la FDA.

Cura

Tras superar la COVID-19, Trump afirmó que ese tratamiento fue el principal responsable de su mejoría. Lo definió no como "terapia", sino como una "cura", pese a que no hay evidencia científica que sostenga esa conclusión.

Regeneron aseguró que el Gobierno estadounidense se había "comprometido a tener dosis disponibles para los estadounidenses sin coste alguno y será responsable de su distribución".

La biofarmacéutica indicó entonces que disponía de dosis para 50.000 pacientes, pero esperaba tener disponible suficiente para tratar a 300.000 "en unos pocos meses".

La autorización de urgencia llega el mismo día en el que Estados Unidos suma ya más de 255.000 muertes, más que ningún otro país en el mundo.

Ver más