Últimas 15minutos

Datos genéticos: el nuevo foco de las agencias de Inteligencia de EEUU sobre Wuhan

Los funcionarios estadounidenses esperan que la información ayude a responder la pregunta de cómo el virus pasó de los animales a los humanos

Traducir esa ingente cantidad de datos plantea para los expertos numerosos desafíos (EFE/EPA/Roman Pilipey)

15 minutos. Las agencias de Inteligencia de Estados Unidos (EEUU) investigan una gran cantidad de datos genéticos procedentes del laboratorio chino de Wuhan. Se cree que dicha información podría ser clave para descubrir los orígenes del coronavirus.

Se trata de una importante cantidad de planos genéticos de muestras de virus estudiadas en el laboratorio de Wuhan. Algunos expertos estadounidenses creen que allí puede estar la fuente del brote de la COVID-19, informó este viernes la cadena CNN.

El medio estadounidense citó a fuentes de personas familiarizadas con el estudio. Dijo que no está claro cómo y cuándo las agencias de Inteligencia de EEUU accedieron a ese banco de datos genéticos de Wuhan.

Sin embargo, agregó que la "maquinaria" involucrada en la creación y el procesamiento de este tipo de datos genéticos, a partir de virus, generalmente está conectada a servidores externos radicados en ​la nube. Esto deja abierta la posibilidad de que hayan sido pirateados.

Traducir esa ingente cantidad de datos plantea para los expertos numerosos desafíos. Por ello, las agencias de Inteligencia pusieron en marcha supercomputadoras en los Laboratorios Nacionales del Departamento de Energía. En total, participan 17 instituciones de investigación gubernamentales de élite.

También admiten que tienen un problema a la hora de contar con personal cualificado para descifrar los datos.

En este sentido, las agencias de Inteligencia no solo necesitan científicos gubernamentales lo suficientemente aptos para interpretar datos complejos de secuenciación genética y que tengan la autorización de seguridad. Además, necesitan hablar mandarín, ya que la información está escrita en chino con un vocabulario técnico, aseguró la cadena CNN.

Descifrando el misterio

El presidente de EEUU Joe Biden ordenó en mayo a los servicios de Inteligencia que le entregaran un informe sobre el origen de la pandemia de la COVID-19 en un plazo de 90 días.

Biden reaccionó así a las especulaciones sobre el origen del coronavirus. La teoría de que surgió de un laboratorio de Wuhan ganó terreno de nuevo.

Ese anuncio de Biden se produjo después de que un informe de la Inteligencia de EEUU indicara que varios investigadores del Instituto de Virología de Wuhan enfermaron en noviembre de 2019. Incluso, tuvieron que ingresar al hospital, como lo publicó el Wall Street Journal.

Los funcionarios estadounidenses que realizan este trabajo esperan que la información ayude a responder la pregunta de cómo el virus pasó de los animales a los humanos.

Desvelar ese misterio es esencial. En concreto, para determinar si la COVID-19 se filtró del laboratorio o se transmitió a los humanos desde los animales, dijeron varias fuentes a CNN.

Los investigadores, tanto dentro como fuera del Gobierno de EEUU, buscan datos genéticos de 22.000 muestras de virus que se estudiaron en el Instituto de Virología de Wuhan.

Pero los funcionarios chinos eliminaron esos datos de Internet en septiembre de 2019. Desde entonces, China se niega a entregar esta y otra información sin procesar sobre los primeros casos de coronavirus a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a EEUU, precisó la CNN.

Ver más