Últimas 15minutos

Biden y Sanders: 2 historias en el camino a la Casa Blanca

Los candidatos demócratas representan una mirada diferente del mundo de una misma generación

Los candidatos demócratas representan a una generación acostumbrada a lo tradicional (CNN via Zuma Wire/Europa Press)

15 minutos. Joe Biden y Bernie Sanders, aspirantes a la Casa Blanca, tienen en común la militancia en el mismo partido, el Demócrata, y pertenecer a una misma generación, que por cierto, en tiempos del COVID-19 representa un sector de alto riesgo.

Sin embargo, estos aspirantes a ser presidentes de Estados Unidos no se pueden ubicar en el grupo de ancianos que se asustan ante la llegada del enemigo inesperado. Todo lo contrario.

Ambos pertenecen a esa nueva tercera edad, cuyo dinamismo y experiencia los empuja a liderar y a salirse del molde de los que hasta ahora conformaban los tiempos dorados, aquellos que pueblan los cruceros de lujo, que en este momento se encuentran fondeados en diversos puertos por miedo al virus coronado.

Sangre polaca

Sanders, un año mayor que el exvicepresidente Biden, está casado con la consultora política Jane Sanders. Tiene un hijo biológico (Levi) de una unión anterior y tres hijastros (Heather, Carina, David).

El nativo de Nueva York, es hijo de inmigrantes judíos polacos, gente trabajadora, una clase donde, según sus propias palabras. Observó las desigualdades y lo inspiró a hacerse político.

Sus estudios los realizó en la Escuela Secundaria James Madison de Brooklyn, ubicada en Sheepshead Bay. Después ingresó a Brooklyn College, considerada la Harvard de los pobres, donde dio clases el pintor Mark Rothko y estudió el premio Nobel de Medicina, Stanley Cohen.

Sanders culminó sus estudios en la Universidad de Chicago. Allí engrosó las filas de jóvenes que luchaban por los derechos civiles. Obtuvo su título en Ciencias Políticas y luego se fue a Israel donde vivió en un kibutz. Como otros tantos de su generación se opuso a la guerra de Vietnam y se calificó como un objetor de conciencia.

El sueño americano

Su contendor en la ruta hacia la Casa Blanca es Joe Biden, cuyo verdadero nombre es Joseph Robinette Biden, Jr. Este nativo de Scranton, pueblo de Pensilvania, tiene en común con su contendor, provenir de una familia trabajadora.

Biden representa al norteamericano que se ha hecho a pulso. Sus padres eran Catherine Eugenia Finnegan Biden y Joseph Robinette Biden. Él fue el mayor de cuatro hijos.

La pareja se mudó a Claymont, Delaware, en 1953, cuando Joe tenía 10 años. El señor Biden limpiaba hornos y vendía automóviles usados hasta que se trasladaron a Claymont.

Podríamos decir que de niño supo vencer sus propios problemas, pues sufría de tartamudez por lo que sus amigos se burlaban de él y lo llamaban “Dash” y “Joe Impedimenta”. Al final pudo superar esa condición pues comenzó a memorizar largos párrafos que luego recitaba frente al espejo.

El joven Joe ya demostraba su capacidad de no dejarse vencer, sus héroe eran Martin Luther King Jr., John F. Kennedy y Robert Kennedy, tenaces y acostumbrados a navegar contra corriente.

Estudiaba en la Escuela St. Helena y su sueño era ingresar en la prestigiosa Academia Archmere. Y, aunque la matrícula sobrepasaba la capacidad económica de sus padres, pudo ingresar y pagar parte de sus estudios limpiando las ventanas de la institución. Egresó en 1961 para continuar estudios de Literatura en la Universidad de Delaware, donde comenzó su interés por la política.

El amor hizo que prosiguiera sus estudios de Derecho en la Universidad de Syracuse. La responsable fue Neilia Hunter, que según las propias palabras de Biden fue un amor a primera vista.

Se conocieron en 1965 y un año después estaban casándose en St. Mary’s of Lake en Skaneateles, Nueva York.

Su paso por la universidad, como revela una de sus biografías no estuvo lleno de honores.

Podría decirse que la vida del futuro candidato se iba desarrollando como en una película. Lo que no sabía era que el destino le tenía reservada una mala jugada, después de unos años felices con tres hijos que nacieron uno tras otro: Joseph Biden III (1969), Hunter (1970) y Naomi Biden (1971).

En diciembre de 1972 su esposa Neilia tuvo un accidente de tráfico donde fallecieron ella y Naomi, mientras que los dos hijos quedaron mal heridos. La tristeza fue tal que pensó en el suicidio.

Afectos intelectuales

En cuanto a la vida amorosa de Sander hay que recordar que tuvo un primer matrimonio con Deborah Shiling, hoy conocida como Deborah Messing. Fue una unión breve, duró dos años, pero no dejó rencores. Esto se deduce de los conceptos que su exesposa ha emitido del candidato demócrata con ideas de izquierda.

Su segunda y actual esposa es Jane, con inquietudes sociales, convencida de que su esposo es un hombre sincero. Si Sanders ganase las elecciones sería el segundo presidente divorciado en la Casa Blanca. El primero fue Ronald Reagan. Jane O'Meara Sanders es una activista, interesada en la educación y en lo social. Ella aportó al matrimonio tres hijos.

Con ninguna de sus dos esposas el candidato demócrata tuvo descendencia. La madre de Levi, su único hijo, es Susan Campbell Mott.

Otra oportunidad y un segundo dolor

La viudez de Biden terminó cuando apareció en su vida la profesora Jill Biden. Se casaron en 1977 en la capilla de las Naciones Unidas y cuatro años más tarde nació Ashley.

2015 fue otro año triste para el exvicepresidente pues a su hijo Beau, con 46 años, le diagnosticaron un cáncer y murió.

Durante su primera campaña tuvo que enfrentar a Lucy Flores, exasambleísta de Nevada, quien lo acusó de besarla inapropiadamente. Biden negó cualquier mala intención en este saludo. En tiempos del Me Too, Joe ha tenido que bajar sus expresiones de confianza para respetar el territorio de ellas.

Dos estilos que se acercan

En cuanto al vestuario, Joe Biden es más cuidadoso con los detalles. Siempre su escaso cabello en orden, mientras que su rival puede presentarse algo despeinado.

El compartir la misma generación lo expresan en su vestuario, siendo Biden más dado a las mangas remangadas, mientras que Sanders puede usar camisas de manga corta en algunos momentos de sus giras.

Biden conserva esa imagen de galán y su contrincante muestra su rebeldía e inconformidad con el statu quo a través de una camisa menos impoluta.

El azul marino es el color preferido de ambos, así como las corbatas de rayas finas. Ninguno de los dos arriesga su imagen para llevar trajes llamativos. Representan a una generación acostumbrada a lo tradicional.

Biden versus Sanders, dos historias en un mismo partido político, dos posiciones que se encuentran, dos intentos fallidos en lograr su objetivo y un mismo enemigo a enfrentar.

Ver más