Últimas 15minutos

Biden se muestra dispuesto a ceder en el plan de estímulo de la pandemia

El presidente se mantuvo firme en su idea de entregar a los estadounidenses un pago único de 1.400 dólares

Los republicanos consideran la propuesta de Biden como un despilfarro (Jim Lo Scalzo/EFE)

15 minutos. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se mostró este miércoles dispuesto a hacer concesiones en el plan de estímulo de 1,9 billones de dólares que ha propuesto al Congreso para revivir la castigada economía estadounidense y hacer frente a la pandemia.

Biden se mantuvo firme en su idea de entregar a los estadounidenses un pago único de 1.400 dólares con el objetivo de inyectar liquidez en la economía, aunque abrió la puerta a cambiar los requisitos sobre quién recibirá esa asistencia, lo que podría disminuir el número de beneficiados.

Bajo la actual propuesta demócrata, cada estadounidense que gana menos de 75.000 dólares al año recibiría esos cheques, algo que la oposición republicana considera un despilfarro porque, a su juicio, se aprovecharía de la ayuda gente que no la necesita.

Biden se resiste a romper una promesa

"No podemos echarnos para atrás en esos 1.400 dólares en cheques directos que habíamos propuesto porque la gente los necesita", dijo Biden con los miembros demócratas del Congreso durante una llamada telefónica cuyo contenido fue filtrado a los medios de comunicación.

El mandatario, sin embargo, consideró que la ayuda sí que puede estar "mejor dirigida" para beneficiar a quienes más la necesitan.

"Pero, -insistió- no voy a empezar mi Administración rompiendo una promesa que le he hecho al pueblo estadounidense".

Más tarde, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, precisó que Biden se niega a rebajar la cantidad de 1.400 dólares, pero sí está abierto a "tener conversaciones" sobre quién debe recibir esa asistencia.

Contraoferta republicana

Frente a ello, un grupo de 10 senadores moderados del Partido Republicano, liderados por Susan Collins, propuso esta semana a Biden un plan de estímulo de 618.000 millones de dólares, lo que supone casi un tercio de los 1,9 billones de dólares que reclaman los demócratas del Congreso.

Ese plan incluye unos pagos directos de 1.000 dólares, en vez de 1.400, y considera que los beneficiarios deberían ser aquellos con una renta anual inferior a los 50.000 dólares.

Biden ha considerado que esa propuesta de 618.000 millones de dólares es insuficiente, pero ha dejado claro que quiere trabajar con los republicanos para que el paquete de estímulo tenga el apoyo de los dos partidos, en un intento por dejar atrás la polarización de los últimos años.

El presidente aseguró este miércoles estar convencido de que el paquete de rescate se aprobará con "algunos" votos republicanos.

Demócratas quieren acelerar el proceso

Sin embargo, los demócratas, con mayoría en ambas cámaras del Congreso, quieren aprobar el plan de rescate cuanto antes.

Muchos de ellos temen que se repita la parálisis que se apoderó del Partido Demócrata en 2009, cuando el entonces presidente Barack Obama gastó demasiado tiempo en intentar llegar a un acuerdo con los republicanos para, al final, tener que actuar solo con el apoyo de su partido para salvar la economía.

Por eso, mientras Biden intenta tender puentes, los demócratas del Senado iniciaron el martes el proceso para comenzar a debatir su propuesta.

El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, y 10 de sus correligionarios se reunieron este miércoles con Biden para abordar el asunto.

A la salida de la reunión, Schumer dijo a la prensa que está dispuesto a "trabajar con los amigos republicanos cuando se pueda".

"Queremos que sea bipartidista, pero debemos ser fuertes. No podemos perder el tiempo, no podemos demorarnos, no podemos diluir lo que proponemos, porque los problemas que tiene esta nación y las oportunidades que, a cambio, debemos brindarles son muy grandes", argumentó.

Crisis histórica

A pesar de lo dicho por Schumer, los demócratas tienen una precaria mayoría en el Senado y no pueden darse el lujo de perder votos.

Eso significa que los demócratas tendrán que hacer malabarismos para mantener unidos a senadores con ideologías muy diferentes. Desde el izquierdista Bernie Sanders hasta el moderado Joe Manchin.

Mientras las negociaciones se suceden, la Oficina de Presupuesto del Congreso publicó un informe con una imagen gris. Se espera que a mediados de año la economía vuelva a los niveles anteriores a la pandemia. Pero habrá que esperar años hasta que se recuperen los empleos perdidos en esta crisis.

Después de que el virus se expandiera en marzo por EEUU, la tasa de desempleo llegó hasta el 14,7 % en abril. Una cifra no vista en más de hace 50 años.

Desde entonces, la tasa de desempleo se ha ido reduciendo, pero EEUU aún tiene 10 millones de empleos menos que al principio de la pandemia.

EEUU lidera las estadísticas de la covid-19 con más de 26,5 millones de casos y 449.000 fallecidos, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Ver más