Últimas 15minutos

Biden impide una crisis fiscal pero debe superar otros escollos en su Gobierno

El plan de financiación provisional garantiza, entre otras cuestiones, 28.600 millones de dólares para hacer frente a los estragos de los recientes huracanes e incendios forestales

En concreto, la medida obtuvo 254 votos a favor y 175 en contra en la Cámara de Representantes, así como 65 votos favorables y 35 oposiciones en el Senado (EFE/EPA/Al Drago)

15 minutos. El presidente de Estados Unidos (EEUU) Joe Biden firmó este jueves el proyecto de ley para un plan de financiación provisional que mantendrá operativas las oficinas del Gobierno federal al menos hasta el 3 de diciembre, evitando así el cierre administrativo de los servicios no esenciales.

El Congreso aprobó previamente este mismo jueves, sobre la hora límite, el plan provisional. El proyecto original no contó con el visto bueno de los republicanos.

En concreto, la medida obtuvo 254 votos a favor y 175 en contra en la Cámara de Representantes, así como 65 votos favorables y 35 oposiciones en el Senado.

Biden, quien tenía que firmar el texto antes de la medianoche del jueves, promulgó horas antes la Ley de extensión de fondos gubernamentales y prestación de asistencia de emergencia que recoge la medida de financiación provisional del Gobierno, según la Casa Blanca.

El plan garantiza, entre otras cuestiones, 28.600 millones de dólares para hacer frente a los estragos de los recientes huracanes e incendios forestales. También contempla otros 6.300 millones de dólares para el reasentamiento de ciudadanos afganos, detalló la cadena CBS.

La aprobación de esta medida evita por el momento una crisis fiscal como la que ocurrió en 2019 y que costó unos 11.000 millones de dólares a la economía estadounidense. El Gobierno y el Congreso no lograron en ese entonces resolver sus desacuerdos con los presupuestos.

Tras firmar la medida, el mandatario dijo que "satisface las necesidades críticas y urgentes de la nación", como los desastres, la lucha contra la COVID-19 y la crisis de los opioides.

Techo de deuda

"Hay mucho más por hacer. Pero la aprobación de este proyecto de ley nos recuerda que el trabajo bipartidista es posible y nos da tiempo para aprobar fondos a más largo plazo para mantener a nuestro Gobierno funcionando y cumpliendo para el pueblo estadounidense", señaló Biden al respecto.

Por otro lado, todavía está por ver cómo queda la cuestión del proyecto de ley que permite aumentar el techo de la deuda. Su aprobación no cuenta con el visto bueno de los republicanos del siempre dividido Senado de EEUU. Sin embargo, los demócratas dispondrían de un procedimiento legal para sacar adelante la medida de manera unilateral.

Al menos, dijo el líder de la mayoría demócrata en el Senado Chuck Schumer, este resultado supone un "rayo de esperanza". "Uno de los mayores problemas" que tenían por delante era asegurarse de que el Gobierno federal permaneciera abierto. "Ahora podemos estar seguros de que lo estará".

Ley de infraestructuras

Mientras tanto, la Cámara de Representantes está a la espera de celebrar otra muy esperada votación: un proyecto de ley sobre infraestructuras que no parece contar con el apoyo necesario para salir adelante.

De hecho, la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi decidió este jueves aplazar la aprobación del plan por las diferencias entre los distintos sectores del Partido Democráta.

La decisión de Pelosi se produjo tras horas de intensas negociaciones con el sector progresista, según informó la cadena estadounidense CNN.

Se espera que las negociaciones se reanuden este vienes. Así lo precisó la portavoz de la Casa Blanca Jen Psaki en un comunicado. Asimismo, expresó el agradecimiento de Biden a la presidenta de la Cámara de Representantes y a Schumer por su "extraordinario liderazgo".

"Esta semana se han hecho muchos progresos y estamos más cerca que nunca de un acuerdo. Pero aún no hemos llegado a él. Por tanto, necesitaremos algo más de tiempo para terminar el trabajo", dijo.

Psaki aseguró que "aunque los demócratas tienen algunas diferencias", "comparten los objetivos comunes de crear buenos puestos de trabajo sindicalizados, construir un futuro de energía limpia, recortar los impuestos para las familias trabajadoras y las pequeñas empresas, ayudar a dar a esas familias un respiro en los gastos básicos y hacerlo sin aumentar el déficit, haciendo que los de arriba paguen su parte justa".

Ver más