Últimas 15minutos

Biden reconoce el genocidio armenio y se arriesga a tensiones con Turquía

Biden explicó que su intención era "honrar" la memoria y el "dolor" de los inmigrantes armenios que llegaron a Estados Unidos tras la masacre

Biden es el presidente estadounidense en ejercicio en calificar oficialmente la matanza como genocidio (EFE/EPA/Anna Moneymaker)

15 minutos. El presidente estadounidense, Joe Biden, describió este sábado como "genocidio armenio" la matanza de 1,5 millones de ciudadanos de este país por el Imperio Otomano en 1915, una medida que promete aumentar las tensiones con Turquía.

En un comunicado para conmemorar el 106 aniversario del inicio de esa masacre, Biden es el primer presidente estadounidense que reconoce lo ocurrido como genocidio. Esto es algo que sus predecesores evitaron para no poner en riesgo la crucial alianza con Turquía.

"El pueblo estadounidense homenajea a todos aquellos armenios que fallecieron en el genocidio que comenzó hace hoy 106 años", dijo en su declaración.

Biden utilizó dos veces en el comunicado la palabra "genocidio", cumpliendo así una de sus promesas electorales y llevando a término una fuerte campaña de presión de congresistas y grupos de estadounidenses de origen armenio que llevan años pidiendo que se use ese término.

En 2019, tanto la Cámara Baja como el Senado de Estados Unidos aprobaron medidas en las que describían como "genocidio" la masacre de 1915. Estas acciones se tomaron a pesar de las advertencias del Gobierno turco de que eso dañaría gravemente las relaciones bilaterales.

Turquía reconoce la muerte de civiles armenios durante los intentos de deportación en 1915, pero los encuadra en un contexto bélico con Rusia en el este de Anatolia durante la I Guerra Mundial, y se niega tajantemente a aceptar el término de genocidio.

Busca honrar a las víctimas

Biden explicó en su comunicado que su intención era "honrar" la memoria y el "dolor" de los inmigrantes armenios que llegaron a Estados Unidos tras la masacre, y de sus descendientes, que nunca olvidaron esa "trágica historia".

"No hacemos esto para echar culpas, sino para asegurar que lo que ocurrió no se repite nunca", subrayó.

Biden destacó que el respeto a los derechos humanos es su prioridad, así como construir "un mundo que no esté manchado por la intolerancia".

"Renovemos nuestra determinación compartida de prevenir que ocurran atrocidades en el futuro, en cualquier lugar del mundo, y de potenciar la reconciliación", concluyó.

Reacción de Turquía

Por su parte, Turquía rechazó de forma contundente el comunicado de Biden y le pidió rectificarlo.

"Los sucesos de 1915 no cumplen ninguna de las condiciones para utilizar el término 'genocidio', definido de forma precisa en la ley internacional", señala un comunicado del Ministerio de Exteriores turco.

"Pedimos al presidente de Estados Unidos que corrija este grave error, que no sirve a ningún fin, salvo el de satisfacer ciertos círculos políticos", agregan.

Ankara invita a Biden a "apoyar los esfuerzos para establecer una práctica de coexistencia pacífica en la región, especialmente entre la nación turca y la armenia, en lugar de servir a los propósitos de los círculos que intentan fomentar la enemistad mediante la Historia".

Se debilitaría relación con Turquía

Estados Unidos se convierte así en el trigésimo país que reconoce hasta ahora como genocidio lo ocurrido hace más de un siglo. Entre los otros países se incluyen varios de Europa y Latinoamérica, además de Rusia y Siria, dos enemigos de Ankara.

Según fuentes oficiales, la decisión de Biden no derivará en la imposición de sanciones a Turquía, a pesar de que Estados Unidos forma parte de la convención de la ONU contra el genocidio de 1948, que pide a los Estados castigar ese crimen.

No obstante, sí se espera que debilite la relación con Turquía, cuyo presidente, Recep Tayyip Erdogan, mantuvo una relación cálida con el expresidente Donald Trump, pero bastante fría con Biden cuando era vicepresidente de Barack Obama, entre 2009 y 2017.

Hasta ahora, ningún presidente estadounidense en ejercicio había calificado oficialmente la matanza como genocidio. Sin embargo, Ronald Reagan (1981-1989) usó una vez esa palabra para referirse a la matanza armenia en una proclamación sobre el Holocausto nazi.

Ver más