Últimas 15minutos

Al Qaeda participó en el ataque de diciembre a base de Florida, dijo el FBI

Para estos avances, fue clave la información obtenida de los dos teléfonos móviles iPhone del tirador

Los investigadores siempre sostuvieron que Mohamed Said Alshamrani, presunto autor del tiroteo y fallecido en el ataque, actuó solo (Cortesía Twitter @larazon_es)

15 minutos. El FBI localizó, en un teléfono móvil, pruebas que vinculan al grupo terrorista Al Qaeda con el atentado perpetrado a principios de diciembre por un militar saudí en una base de Pensacola (Florida). El suceso se se saldó con 3 fallecidos y 8 heridos.

Los investigadores siempre sostuvieron que Mohamed Said Alshamrani, presunto autor del tiroteo y fallecido en el ataque, actuó solo. Sin embargo, el principal sospechoso criticó en redes sociales el papel que Estados Unidos (EEUU) ha tenido en las guerras en países musulmanes e hizo referencia a Osama bin Laden.

Ahora, el FBI confirmó que el presunto atacante, que estaba recibiendo formación de las fuerzas estadounidenses, se comunicó con miembros de Al Qaeda. Estos, finalmente, lo alentaron a cometer los ataques. Así lo señalan fuentes conocedoras de las pesquisas citadas por la cadena CNN y el periódico The New York Times.

Para estos avances, fue clave la información obtenida de los dos teléfonos móviles iPhone de Alshamrani. Hasta ahora, las autoridades no han aclarado cómo sortearon los controles de seguridad establecidos por la firma Apple. La compañía rechazó la peticiones del Departamento de Justicia en enero.

Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) reivindicó como propio el ataque en un mensaje difundido por su líder. En enero pasado, la Fiscalía catalogó el tiroteo como un acto de terrorismo.

De confirmarse que hubo una orden directa por parte de una organización internacional, sería un hecho inédito desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Mohammed Al Shamrani, teniente segundo de 21 años, mató a tiros al alférez Joshua Kaleb Watson, de 23 años; al piloto Mohammed Sameh Haitham, de 19 años; y al aprendiz de piloto Cameron Scott Walters, de 21 años, antes de morir por los disparos de la Policía.

Ver más