Últimas 15minutos

Charlottesville retiró la estatua del confederado Robert E. Lee, que inspiró marcha supremacista

Las autoridades de la ciudad también removieron la efigie de Tomas J. Jackson

La decisión de retirarla se adoptó en 2016, pero se aplazó por varias apelaciones (EFE/EPA/Jim Lo Scalzo)

15 minutos. La ciudad de Charlottesville (Virginia) retiró finalmente este sábado la polémica estatua del general confederado Robert E. Lee, casi 4 años después de que sirviese de inspiración para una violenta manifestación de supremacistas blancos que dejó una persona fallecida.

La grúa levantó la estatua de su pedestal en un parque en el centro de la ciudad a primera hora de la mañana.

"La retirada es un pequeño paso para acercarnos al objetivo de ayudar a Charlottesville, Virginia y Estados Unidos a encarar su pecado de estar dispuestos a destruir a los afroamericanos para lograr beneficios económicos", dijo Nikuyah Walker, la alcaldesa de la ciudad, mientras se trasladaba la estatua a un recinto municipal, según recogen los medios locales.

Poco después, las autoridades de Charlottesville se llevaron también la estatua de otro general confederado, Thomas J. "Stonewall" Jackson.

Las autoridades de la ciudad tomaron la decisión de retirarlas en 2016. Sin embargo, varias apelaciones legales aplazaron la medida hasta que finalmente, este año, el Tribunal Supremo de Virginia respaldó el procedimiento.

Ambas efigies habían sido levantadas en la década de 1920.

Esa localidad del estado de Virginia, de unos 47.000 habitantes, fue escenario de enfrentamientos después de una manifestación convocada por supremacistas blancos entre el 11 y 12 de agosto de 2017. Durante los sucesos una mujer blanca murió arrollada por un neonazi y 19 personas resultaron heridas.

Símbolos confederados en la mira

El bando confederado, que perdió la guerra civil de Estados Unidos (1861-1865), estuvo formado por estados secesionistas y favorables a la esclavitud. De allí que muchos afroamericanos consideren ofensivos aquellos emblemas suyos que aún permanecen en el país.

En junio de 2020, el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, firmó un decreto que ordenaba perseguir "en la mayor medida posible" cualquier acto de vandalismo contra propiedades federales.

El decreto se adoptó en respuesta a la ola de protestas contra el racismo que sacudió a EEUU por la muerte, en mayo del año pasado, del afroamericano George Floyd, asfixiado por un policía blanco, y que derivó en el derribo de numerosas estatuas.

Hace dos meses, el actual presidente de EEUU Joe Biden, revocó una serie de decretos de su antecesor. Entre ellos se encontraba el referido a la destrucción de estatuas confederadas.

Ver más