Últimas 15minutos

Si hay algo que no faltará en el Super Bowl del domingo es seguridad

La fiscal general de Florida, Ashley Moody, advirtió de un "posible aumento" de trata de personas durante esta final de fútbol americano

Michael McPherson, jefe del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Tampa, dijo a los medios que no se han recibido amenazas por parte de extremistas locales o grupos terroristas (EFE/EPA/CJ Gunther)

15 minutos. Más de medio millar de agentes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos (EEUU), además de fuerzas del FBI y de la Policía local, velarán por la seguridad de la 55 edición del Super Bowl de la NFL, que se celebra este domingo en Tampa (costa oeste de Florida). Por el momento, no se han registrado amenazas creíbles, informaron este jueves las autoridades.

Michael McPherson, jefe del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Tampa, dijo a los medios que no se han recibido amenazas por parte de extremistas locales o grupos terroristas que pongan en alarma a las fuerzas de seguridad. Sin embargo, recordó que "nuestra prioridad es la seguridad" de la gente.

Posible aumento de trata de personas

Por su parte, la fiscal general del estado de Florida, Ashley Moody, advirtió de un "posible aumento" de trata de personas con motivo del Super Bowl. En este sentido, pidió a las fuerzas del orden y a la comunidad empresarial de esa zona que estén atentos.

"El gran juego está a la vuelta de la esquina y nos hemos estado preparando para un posible aumento de la trata de personas en el área de la Bahía de Tampa". Así lo señaló Moody en un comunicado, en el que pidió la colaboración ciudadana para "detectar y denunciar la trata de personas".

En una conferencia este miércoles, McPherson habló sobre las medidas de seguridad implementadas para la celebración de la final del fútbol americano. Asimismo, precisó que las fuerzas de seguridad "vigilan constantemente las amenazas que ocurren en el país".

"No hay, en este momento, amenazas creíbles para el Super Bowl, o cualquier actividad relacionada" con el evento deportivo más importante del calendario anual en EEUU, dijo.

Protección contra la COVID-19

No obstante, las medidas de seguridad adoptadas para proteger el domingo el Raymond James Stadium de Tampa, al que solo podrán asistir 25.000 aficionados que recibirán un paquete de protección contra la COVID-19, van a ser muy fuertes.

En total, más de 70 agencias realizan tareas de seguridad en estos días previos al gran juego en la ciudad costera de Tampa, con calles transformadas por los numerosos conos de señalización, vallas de obras y señales.

Incluso, efectivos de la Policía patrullarán las calles a caballo. Quien no tenga entrada para asistir al partido no podrá acercarse al estadio.

Por su parte, el director interino del DHS, David Pekoske, dijo que no se realizaron "ajustes específicos" a las operaciones tras el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero, pero apuntó que hay un "mayor énfasis en el trabajo de investigación e inteligencia" respecto de potenciales amenazas y si estas son creíbles.

Hasta un avión

Y como refuerzo a las medidas de seguridad, un avión sobrevolará el área de Tampa antes del Super Bowl, donde un equipo de unos 6.000 trabajadores se afanan para que todo esté listo y salga como se planeó.

Por otro lado, Roger Goodell, comisionado de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), anunció que esta organización invitó a cerca de 7.500 sanitarios vacunados al Super Bowl, una forma, dijo, de agradecerles y honrarles por su extraordinario servicio y dedicación continua durante la pandemia.

En la final, se enfrentarán los Buccaneers de Tampa, el primer equipo que juega en casa en la historia del Super Bowl, y los Chiefs de Kansas City, que ganaron el año pasado.

Ver más