Últimas 15minutos

Museo alemán busca conservar objetos sucios de inundación del siglo

15 minutos. Una muñeca incrustada en el barro, una pala sucia, un retrato del Papa manchado de marrón son solo algunos de los 400 objetos que se exponen en la Casa de Historia en Bonn relacionados con la llamada inundación del siglo en Alemania el año pasado.

"Recogemos objetos que documentan la catástrofe en sus distintas facetas", señala el director de la colección, Manfred Wichmann.

Particulares e instituciones aportaron objetos que dan testimonio de las consecuencias de la inundación del siglo, que devastó franjas enteras de terreno en los estados federados de Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado.

Los días 14 y 15 de julio de 2021, las lluvias extremadamente intensas provocaron una crecida del río Ahr y dejaron sumergidas bajo el agua amplias zonas del valle.

Alrededor de 42 mil personas resultaron afectadas por la inundación, que dejó 184 muertos y 2 desaparecidos.

En una bolsa de tela blanca anudada, un cartel advierte: "¡Objeto de inundación! ¡¡Muy frágil!! Por favor, toque solo aquí (punta)". Dentro de la bolsa hay un zapato derecho.

Objetos como éste o una muñeca, que probablemente perteneció a un niño y que apareció en el valle del Ahr, muestran el costado emocional de la catástrofe.

"Se trata de un acontecimiento que también implicó muchas tragedias humanas", resalta Wichmann.

Y precisamente por eso, el personal del museo tuvo que proceder con mucha delicadeza en la búsqueda de objetos.

Por un lado, los habitantes de las zonas inundadas habían experimentado un gran sufrimiento y por otro, estaba claro que no había mucho tiempo para conseguir los objetos en su estado original, es decir, con el barro incluido.

"Normalmente, la suciedad es el mayor enemigo en el depósito de un museo. Aquí es al revés: la suciedad da forma a lo especial de los objetos", señala Wichmann.

Por lo tanto, hay que lograr que el barro no se desprenda de los objetos al cabo de cierto tiempo. "Eso es realmente un gran reto. Nunca nos habíamos encontrado con el caso de tener que conservar la suciedad", señala la especialista en conservación y restauración de bienes culturales Julia Weispfennig.

En el caso de la muñeca, por ejemplo, se aplicó una especie de niebla fina que contenía un agente fijador. "Pero no hay una solución única para todos", detalla. La especialista agrega que cada objeto debe ser examinado individualmente y, dependiendo del estado de la superficie, es tratado de forma diferente.

Entre los objetos seleccionados hay varios que dan cuenta de la gran solidaridad que se generó inmediatamente después de la inundación: la ropa de trabajo de un ayudante de Bad Münstereifel o un aviso impreso en el momento con la inscripción de "ayudantes voluntarios".

Según Wichmann, una secadora de ropa completamente sucia no procede de un hogar, sino del Bundesbank (Banco Federal): fue empleada para secar billetes mojados de los residentes de las zonas inundadas o de los bancos anegados.

Sin embargo, muchos billetes quedaron deteriorados y se exponen ahora dentro de una caja. Los billetes anulados tienen un valor de aproximadamente 10.000 euros.

Wichmann explica que los objetos rescatados de la inundación se irán conservando poco a poco y luego se introducirán en la base de datos online de la Casa de la Historia.

El director manifestó que no está prevista una exposición sobre el tema de la inundación, al menos en un futuro próximo. Asimismo, especificó que se prestarán objetos individuales a otros museos o se integrarán en las propias exposiciones del museo en Bonn.

Por el momento, un contador de gas incrustado en el barro de la zona de la inundación ya está expuesto en la misma Casa de la Historia en la muestra "Heimat (Patria). Una búsqueda".

Para lograr que el barro no se desprenda de los objetos al cabo de cierto tiempo tuvieron que añadir fijador en algunos

Ver más curiosidades