Últimas 15minutos

Elizabeth Quila

Tenemos que manifestarnos a partir de lo que somos como persona, no de lo que nos gusta en la intimidad

La nueva novela de la ecuatoriana Elizabeth Quila huele al mar que se respira a bordo de un crucero, en el que una octogenaria pareja de homosexuales parece fundirse en "un solo cuerpo con cuatro piernas", ya que uno de ellos no puede ver. Posiblemente no lo sepan, pero la pareja inspiró a la autora para construir a los protagonistas de El cadáver que envejece dentro de su tumba. "Si ahora sigue siendo difícil (ser homosexual) no me podía imaginar cómo esa relación pudo estrecharse y convertirse en esta pareja. Uno era australiano y otro era inglés, pero decidí que los personajes se desarrollaran en la España franquista", relató la autora. La historia comienza cuando a Robert, invidente desde la adolescencia, le diagnostican un cáncer en etapa terminal. Dada su "vida eficazmente existida por más de 80 años", se le desaconseja iniciar un tratamiento. En ese mismo momento, Ed comenzó a sentir que "se está yendo con él" porque "ya no le queda tiempo para aceptarse tal y como es". Para la autora, la "negación de Ed a ser lo que realmente quiere ser" hace que se convierta en un "cadáver que envejece dentro de una tumba", en la medida en que "sigue existiendo y cumpliendo años, pero no vive". "Tenemos que manifestarnos a partir de lo que somos como persona, no de lo que nos gusta en la intimidad", dijo Elizabeth Quila, al tiempo que reivindica que el mundo sería más sencillo "sin etiquetas". La escritora, afincada en Houston (Estados Unidos, EEUU), confesó que la ausencia de referentes parentales que sufren los personajes bebe de su propia experiencia. A saber: una madre que "no era maternal" y que no la cuidaba y de la cual solo recuerda "su aroma"./EFE, Maribel Arenas (texto y foto)