Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

(+Video) Náufrago australiano Timothy Shaddock tras su llegada a México: “El océano Pacífico es un poco grande”

Este martes, el marinero de 54 años pisó tierra nuevamente en el puerto de Manzanillo en Colima tras 3 meses a la deriva

Cuando lo rescataron, Shaddock mostraba signos de deshidratación e insolación (Cortesía Twitter @INAMI_mx)

15 minutos. El marinero australiano de 54 años de edad Timothy Lyndsay Shaddock partió hace 3 meses junto a su perra Bella de La Paz, en Baja California Sur, rumbo a la Polinesia Francesa. Sin embargo, el trayecto de más de 6 mil kilómetros se vio interrumpido por una tormenta que dañó su catamarán, dejándolo varado en alta mar hasta que un buque atunero lo encontró a la deriva en el océano Pacífico. Durante su naufragio, tuvo que comer pescado crudo y beber agua de lluvia para sobrevivir.

Este martes, Shaddock pisó tierra nuevamente en el puerto de Manzanillo en Colima, México. “Me siento bien, mejor de como estaba. El océano Pacífico es un poco grande. (…) Pensé que no lo lograría, especialmente después del huracán“, dijo a la prensa apenas descendió de la embarcación.

La tripulación del buque atunero María Delia, capitaneado por Óscar Meza, vio a un hombre flotando en una embarcación averiada mientras realizaban su viaje de pesca. Estaban en el océano Pacífico Oriental, en aguas internacionales, a más de 2 mil kilómetros de la costa. “Vi al capitán y al barco pesquero. Sólo puedo estar agradecido. Estoy vivo, y realmente pensé que no lo iba a estar“, admitió.

Cuando lo rescataron, Shaddock mostraba signos de deshidratación e insolación, “en situación extremadamente precaria”, según la compañía Grupomar, propietaria del atunero. Sobre su perra Bella, el australiano comentó: “Ella es mexicana y su espíritu es de este país“.

Grupomar dijo en un comunicado que, “gracias a la experiencia de la tripulación del buque, pudo ser rescatado sano y salvo, recibiendo la atención médica, hidratación y alimentación necesaria“.

De hecho, no es la primera vez que un buque de Grupomar rescata a un náufrago. Su presidente Antonio Suárez aseguró estar “orgulloso de mis marineros por su valentía y humanismo en el exitoso rescate del señor Shaddock. Su profesionalismo y compromiso con la seguridad y el bienestar de los demás son ejemplos claros de la ética de nuestra gente. Me alegra que hayamos podido salvar la vida de alguien en apuros”.

Más vistas