Últimas 15minutos

¿Por qué las langostas amenazan la seguridad alimentaria de Asia y África?

Esta plaga, así como las recientes inundaciones y los efectos de la pandemia de coronavirus, crearon una situación de "triple crisis"

Las langostas devoran a su paso todo tipo de cultivos y plantas (Jamal Taraqai/EFE)

15 minutos. Una nueva ola de langostas del desierto amenaza la seguridad alimentaria de millones de personas en África oriental y central, además de Asia del Sur, advirtió este miércoles la organización humanitaria Oxfam.

Las poblaciones de África "corren el riesgo de más hambre y pobreza a medida que la región se prepara para el impacto de una nueva oleada de langostas en junio, justo en el momento de la cosecha". Así lo señaló la ONG en un comunicado.

Se trataría de una "triple crisis", pues que a esto se suman las inundaciones registradas en la zona y los efectos de la pandemia de coronavirus.

Las lluvias más fuertes de los últimos 40 años caídas en la región de África provocaron graves inundaciones que causaron unos 400 muertos. Además, forzaron a medio millón de personas a abandonar sus hogares, tras destruir sus cosechas y medios de subsistencia.

Las precipitaciones, intensificadas por la crisis climática, también crearon las condiciones adecuadas para las langostas. Esto hace temer que "los enjambres puedan ser 400 veces más grandes de lo habitual".

La plaga de estos insectos, la mayor en 70 años, arrasó miles de hectáreas de cultivos en países como Kenia, Etiopía y Somalia.

Además, las restricciones impuestas por los gobiernos para frenar la pandemia están complicando los esfuerzos para contener la propagación de esta plaga.

En ese escenario, subrayó Oxfam, las inundaciones y la nueva ola de langostas ocasionarán "un aumento de la escasez de alimentos en una región en la que más de 33 millones de personas ya padecen de una grave inseguridad alimentaria".

Crisis simultáneas

Asimismo, es probable que los efectos económicos de las medidas de los gobiernos para atajar la COVID-19 arrastren a millones de personas a una mayor pobreza, ya que las redes de seguridad social para protegerlas son escasas o inexistentes.

"La región se enfrenta a múltiples crisis simultáneas. Cada una de ellas agrava las demás y hace más difícil su gestión y contención", subrayó la directora de Oxfam para el Cuerno de África, África Central y Oriental, Lydia Zigomo.

"Juntas forman una combinación letal que aumentarían el hambre, la pobreza y el sufrimiento de millones de las personas más vulnerables del mundo", agregó.

El pasado marzo, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas alertó que la plaga de langostas registrada en el este de África desde el pasado año seguía creciendo y era la peor que sufría Kenia en 70 años, y Etiopía y Somalia en un cuarto de siglo.

La plaga se extendió después a otros países de la región como Eritrea, Sudán del Sur, Tanzania o Uganda.

Langostas en Asia del Sur

Por su parte, Pakistán y la India también sufren la peor plaga de langostas en décadas.

"Esta es una plaga que puede tener un impacto devastador para los agricultores y la agricultura si no se toman medidas a tiempo y a escala", dijo este miércoles la representante de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Pakistán, Mina Dowlatchahi.

Las langostas del desierto llegaron a Pakistán desde Irán el pasado verano y se esperaba que en invierno desaparecerían. Sin embargo, el húmedo invierno provocó que los insectos se reprodujesen en el 38 % del territorio del país.

"Todo el país está amenazado si no se contiene la reproducción", avisó la FAO, que indicó que es la peor plaga desde 1993.

En la India también preocupa la plaga de langostas procedentes de Pakistán, que se extendieron en la región occidental de Rajastán.

"Actualmente, la nube de langostas entró desde Pakistán al oeste de Rajastán y se están aproximando al distrito de Jaipur", explicó el director adjunto de la gubernamental Organización de Alerta contra Langostas (LWO), K. L. Gurjar.

Las nubes de langostas, que pueden avanzar 200 o 300 kilómetros durante el día mientras descansan por la noche, pueden alcanzar tamaños de entre un kilómetro y 4 kilómetros cuadrados.

"Por el momento estamos controlando unas 45.000 hectáreas con la ayuda del gobierno central y de equipos de los estados afectados", señaló Gurjar.

El funcionario señaló el hecho afortunado de que la invasión de langostas, que devoran a su paso todo tipo de cultivos y plantas, llegue cuando los agricultores acaban de recolectar la cosecha.

Ver más