Últimas 15minutos

Por esta razón la COVID-19 provoca inflamaciones graves

La infección causa la muerte de monocitos y macrófagos, proceso conocido como piroptosis, que "libera una explosión" de "potentes señales de alarma"

Para este estudio, los expertos analizaron muestras de sangre de pacientes ingresados de urgencia (EFE/Jesús Diges)

15 minutos. Un estudio publicado este miércoles en Nature explica por primera vez por qué la COVID-19 provoca inflamaciones graves en algunas personas, las cuales desarrollan dificultades respiratorias y daños multiorgánicos.

Estos pacientes, sorprendentemente, también generan anticuerpos durante la infección que pueden agravar dicha inflamación. Así lo detectaron los autores de este trabajo, miembros del Hospital Infantil de Boston de Estados Unidos (EEUU).

Por contra, algunos anticuerpos parece que no tienen influencia. Por ejemplo, los desarrollados tras administrar vacunas contra la COVID-19 de ARN mensajero, como las de Pfizer y Moderna.

Raíz de la gravedad

"Queríamos comprender qué distingue a los pacientes con COVID-19 leve y grave. Sabemos que muchos marcadores inflamatorios están muy elevados en gente con enfermedad grave y que la inflamación es la raíz de la gravedad, pero desconocíamos qué lo desencadena", dijo en un comunicado Judy Lieberman.

Para este estudio, los expertos analizaron muestras de sangre de pacientes con COVID-19 ingresados de urgencia y los compararon con muestras de individuos sanos u otros individuos que padecían dificultades respiratorias.

Células inmunitarias

Asimismo, examinaron tejidos pulmonares de autopsias realizadas en fallecidos por la COVID-19.

Con estos datos, descubrieron que el coronavirus SARS-CoV-2 puede infectar a los monocitos y macrófagos, 2 tipos de células inmunitarias presentes en la sangre y en los pulmones, respectivamente.

Toda vez que la COVID-19 afecta a estas células, la infección provoca la muerte de monocitos y macrófagos. El proceso es conocido como piroptosis, que "libera una explosión" de "potentes señales de alarma inflamatoria".

"En los pacientes infectados, en torno al 6 % de los monocitos sanguíneos sufría una muerte inflamatoria. Se trata de una cifra alta porque las células que mueren son rápidamente eliminadas del organismo", señaló Lieberman.

Infección

Ese porcentaje de piroptosis se eleva hasta el 25 % en el caso de los macrófagos pulmonares, subrayó la experta.

Y al estudiar en más detalles estas células en busca de "señales" del SARS-CoV-2, descubrieron que en torno al 10 % de monocitos y el 8 % de macrófagos estaba infectado.

El hecho mismo de que ambos tipos de células puedan infectarse es sorprendente, destacaron los autores, pues los monocitos no portan receptores ACE2 -la proteína celular que permite la entrada del coronavirus- y los macrófagos presentan pequeñas cantidades de esta.

Los autores creen que no se había detectado hasta ahora la infección de SARS-CoV-2 en monocitos porque, a menudo, los estudios se efectuaron con muestras de sangre congeladas, en las que no aparecen células muertas.

Ver más