Últimas 15minutos

Ómicron provoca menos COVID-19 grave que delta

Entre los síntomas nuevos o continuos que se presentan 4 semanas o más después del inicio de la enfermedad destacan fatiga, dificultad para respirar, pérdida de concentración y dolor en las articulaciones

El estudio identificó 56.003 casos de adultos del Reino Unido que dieron positivo por primera vez entre el 20 de diciembre de 2021 y el 9 de marzo de 2022 (EFE/EPA/Alex Plavevski)

15 minutos. La variante ómicron tiene menos probabilidades de causar una COVID-19 duradera que la delta, según una investigación del King's College de Londres.

Las probabilidades de sufrir una COVID-19 prolongada fueron entre un 20 % y un 50 % menores durante el período de ómicron en comparación con la temporada de la variante delta, dependiendo de la edad y el tiempo transcurrido desde la vacunación, de acuerdo con las observaciones realizadas.

La COVID-19 prolongada se define como la presencia de síntomas nuevos o continuos 4 semanas o más después del inicio de la enfermedad. Estos síntomas incluyen fatiga, dificultad para respirar, pérdida de concentración y dolor en las articulaciones.

Dichos síntomas pueden afectar negativamente las actividades cotidianas, y en algunos casos, ser muy limitantes, recordó un comunicado del King's College.

El estudio identificó 56.003 casos de adultos del Reino Unido que dieron positivo por primera vez entre el 20 de diciembre de 2021 y el 9 de marzo de 2022. Es decir, cuando ómicron era la variante dominante.

Los investigadores compararon estos casos con 41.361 que dieron positivo por primera vez entre el 1 de junio de 2021 y el 27 de noviembre del mismo año, cuando la variante delta era la predominante.

Las estadísticas

El análisis muestra que el 4,4 % de los casos de ómicron fueron COVID-19 duraderos, en comparación con el 10,8 % de los de delta.

Sin embargo, el número absoluto de personas que experimentaron una COVID-19 prolongada fue de hecho mayor en el período ómicron. Esto se debió al gran número de infectados por esta variante entre diciembre de 2021 y febrero de 2022.

En concreto, la oficina de estadísticas del Reino Unido estimó que el número de personas con COVID-19 prolongada aumentó de 1,3 millones en enero de 2022 a 2 millones a partir del 1 de mayo pasado.

Claire Steves, del King's College, señaló que "la variante ómicron parece tener una probabilidad sustancialmente menor de causar COVID-19 prolongado que las variantes anteriores. Pero aun así, uno de cada 23 personas que contraen la enfermedad llega a tener síntomas durante más de 4 semanas".

"Dado el número de personas afectadas, es importante que sigamos apoyándolas en el trabajo, en casa y en el sistema de salud", indicó la investigadora, firmante del artículo publicado en The Lancet.

Ver más