Últimas 15minutos

Muere la elefanta chilena trasladada este año a santuario brasileño

Ramba fue rescatada en 2012 de un circo en Chile y vivió durante siete años en el Parque Safari de Rancagua antes de que su transferencia a Brasil fuera acordada de forma definitiva

El de Ramba fue el primer caso de rescate internacional tras denuncias de maltrato animal de un elefante nacido en cautiverio (Instagram/ Santuario de elefantes de Brasil)

15 minutos. La elefanta asiática Ramba, que llegó hace dos meses a Brasil tras haber sufrido cuatro décadas de maltratos en circos en Chile, murió el jueves en el santuario brasileño para estos animales que le ofreció refugio.

El Santuario de Elefantes de Brasil comunicó este viernes en un mensaje en su cuenta en Instagram que Ramba murió víctima al parecer de los problemas renales que ya le habían sido diagnosticados en Chile.

La elefanta de especie asiática, que pesaba cerca de 3,6 toneladas y tenía aproximadamente 55 años, llegó el pasado 10 de octubre a Brasil tras una compleja operación que demoró dos años en ser planificada y ejecutada, y luego de siete años de espera para su transferencia.

La elefanta fue trasladada inicialmente en un avión Boeing 747 entre la ciudad chilena de Rancagua y el aeropuerto Viracopos de la ciudad de Campinas y después trasladada en camión hasta la que sería su casa definitiva, el Santuario de Elefantes de Brasil (SEB), ubicado en la Chapada dos Guimaraes, un ecosistema propio del estado del Mato Grosso (centro-oeste).

View this post on Instagram

É com imenso pesar que comunicamos o falecimento de Ramba. Nossa vovó teimosa, linda e maior que a própria vida, não tinha mais forças para lutar contra seus problemas renais. Ainda que após a necropsia tenhamos mais detalhes, sua morte, apesar de dolorosa, não nos surpreendeu tanto. Quando Ramba foi diagnosticada com doença renal, ainda no Chile, há sete anos, tínhamos muita esperança que ela conseguisse viver por mais um ano, no mínimo. Milagrosamente esse ano transformou-se em sete, dando-lhe forças que a ajudaram a chegar ao Santuário. Parece que os elefantes possuem um conhecimento profundo e inexplicável sobre a vida. Prometemos, repetidas vezes, que ela viria para o Santuário e ela lutou para chegar até aqui. Aqui encontrou uma alegria gigantesca, conseguiu explorar como sempre desejara e descobriu o sentido da verdadeira amizade. Talvez fosse tudo o que ela precisava e merecia. Ela se entregou à sua nova vida mas, no processo, parece que desistiu de lutar. Ela estava cansada. Na manhã de quinta-feira, 26 de dezembro, Rana e Maia estavam no galpão sem Ramba. Isso acontecia sempre, Ramba gostava de explorar mais que Rana e, ocasionalmente, retornava à pastagem para um bom banho de lama pela manhã, enquanto Rana ficava próxima ao galpão antecipando o horário do café da manhã. Saímos para encontrá-la e a descobrimos em um dos seus lugares favoritos, o recinto número 4, além do riacho. Ela parecia estar dormindo. Sua morte deve ter sido repentina pois a grama ao seu redor estava intocada. Apenas um lindo elefante, deitado em um belo pasto, os olhos suavemente fechados e o rosto doce, tão calmo como costumava ser. Como não sabíamos se Rana tinha a percepção do que acontecera, a levamos de volta para sua irmã. Sentimos que não sabia, porque quando se aproximou de Ramba arregalou seus olhos, a cheirou profundamente, repetidas vezes e depois murmurou baixinho, também, repetidamente. Cheirou e tocou todo o corpo de Ramba parecendo tentar entender o que tinha acontecido. Após vários minutos ela ficou quietinha e permaneceu ao lado de Ramba, pastando. E ali ficou, o resto do dia ao lado da amiga. * Continuação do texto nos comentários 👇

A post shared by Santuário de Elefantes Brasil (@elefantesbrasil) on

El de Ramba fue el primer caso de rescate internacional tras denuncias de maltrato animal de un elefante nacido en cautiverio.

"Es con inmenso pesar que comunicamos la muerte de Ramba. Nuestra terca abuela, linda y mayor que la propia vida, ya no tenía fuerzas para luchar contra sus problemas renales", según comunicó el santuario.

La institución aclaró que, aunque la necropsia puede ofrecer más detalles sobre la muerte, el fallecimiento fue doloroso pero no sorprendió a los responsables por sus cuidados.

"Cuando Ramba fue diagnosticada con enfermedad renal, aún en Chile hace siete años, teníamos mucha esperanza de que consiguiera vivir al menos un año. Milagrosamente ese año se transformó en siete, que le dieron fuerzas y la ayudaron a llegar al Santuario", agregó la entidad.

"Le prometimos repetidas veces que vendría al Santuario y ella luchó para llegar hasta aquí. Aquí encontró una alegría gigantesca, consiguió explorar como siempre deseó y descubrió el sentido de la verdadera amistad", añade el mensaje.

Según los responsables, en la mañana del jueves los veterinarios tan sólo encontraron a las elefantas Rana y Maia en el galpón que también era compartido por Ramba, que por lo general prefería los pastizales y un baño de lodo.

Tras una rápida búsqueda, la elefanta fue avistada en un espacio cercano a un riachuelo que era uno de sus lugares preferidos y parecía estar durmiendo.

"Su muerte tuvo que haber sido repentina ya que el pasto a su alrededor estaba inalterado", según el Santuario, que tiene unos 1.100 hectáreas de extensión.

Ver más