Últimas 15minutos

Moderna demandó a Pfizer y BioNtech por copiar "ilegalmente" su tecnología de ARNm para las vacunas anticovid

La empresa con sede en Massachusetts presentó sendas denuncias en EEUU y Alemania

La farmacéutica precisó que sus reclamaciones se limitan al periodo posterior a marzo de 2022 (EFE/EPA/Adi Weda)

15 minutos. La farmacéutica Moderna presentó una demanda contra las compañías Pfizer y BioNtech por haber infringido la patente sobre ARNm que la compañía presentó entre 2010 y 2016 como parte del desarrollo de dicha tecnología, empleada en la reciente vacuna contra la COVID-19.

"Presentamos estas demandas para proteger la innovadora plataforma de tecnología de ARNm en la que fuimos pioneros, en la que invertimos miles de millones de dólares para su creación y que patentamos durante la década anterior a la pandemia de COVID-19", aseguró este viernes en un comunicado el director ejecutivo de Moderna Stéphane Bancel.

Según Moderna, la estadounidense Pfizer y la alemana BioNtech, que desarrollaron una vacuna propia contra el coronavirus empleando también la tecnología de ARNm, "copiaron ilegalmente los inventos de Moderna". De hecho, "han seguido usándolos sin permiso". Así lo explicó la directora legal de la farmacéutica Shannon Thyme Klinger.

"Moderna cree que Pfizer y BioNTech copiaron 2 características clave de las tecnologías patentadas de Moderna que son fundamentales para el éxito de las vacunas de ARNm", recogió el escrito. Asimismo, aseveró que ambas compañías carecían del nivel de experiencia necesario para el desarrollo de vacunas basadas en tecnología de ARNm; al menos, cuando estalló la pandemia de coronavirus en 2019.

La empresa con sede en Massachusetts (Estados Unidos, EEUU) argumentó que en octubre de 2020 se comprometió a no reclamar sus derechos sobre las patentes relacionadas con la COVID-19. En concreto, mientras continuara la pandemia.

Licencia

Sin embargo, afirmó que en marzo de 2022 actualizó este compromiso. Dijo que no exigiría ninguna reclamación en los 92 países considerados de bajos y medios ingresos por el programa COVAX de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por la fundación GAVI.

En la nota, Moderna argumentó que a partir de marzo de este año, "cuando la lucha colectiva contra la COVID-19 entró en una nueva fase y el suministro de vacunas dejó de ser una barrera para el acceso en muchas partes del mundo", la compañía "esperaba que empresas como Pfizer y BioNTech respetaran sus derechos de propiedad intelectual". Asimismo, creyó que "considerarían una licencia comercialmente razonable en caso de solicitarla para otros mercados".

Moderna subrayó que con su denuncia no busca la retirada de Cominarty; este es el nombre comercial de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech. Tampoco espera compensaciones por las ventas en los 92 países donde el programa COVAX se comprometió a ayudar en la distribución de la vacuna.

En ese sentido, precisó que sus reclamaciones se limitan al periodo posterior a marzo de 2022.

La compañía apuntó que presentó sendas denuncias en EEUU y Alemania. Además, no ofreció detalles sobre las compensaciones económicas que exige a ambas empresas.

Ver más