Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Misión DART genera nube de metralla espacial no deseada

El objetivo de la NASA era evaluar si la estrategia de un impactador podría usarse para proteger la Tierra en caso de que un asteroide se dirigiera hacia nuestro planeta

La nave espacial HERA de la Agencia Espacial Europea tendrá la oportunidad de recopilar más datos sobre las rocas cuando regrese a Dimorphos en 2026 (PA/EP/NASA/David Jewitt)

15 minutos. El impacto intencionado de la misión DART de la NASA para desviar la ruta del asteroide Dimorphos en septiembre de 2022 ha provocado como efecto indeseado una ‘nube de metralla’ espacial.

El objetivo de la NASA era evaluar si la estrategia de un impactador podría usarse para proteger la Tierra en caso de que un asteroide se dirigiera hacia nuestro planeta.

Un nuevo estudio dirigido por el astrónomo de la UCLA, David Jewitt, ha descubierto que la colisión lanzó una nube de rocas desde su superficie. Y, como señala el artículo, las rocas más pequeñas que vuelan al espacio podrían crear sus propios problemas.

“El enjambre de rocas es como una nube de metralla que se expande desde una granada de mano”, dijo en un comunicado Jewitt, autor principal del estudio y profesor de ciencias terrestres y planetarias de la UCLA. “Debido a que esas grandes rocas básicamente comparten la velocidad del asteroide objetivo, son capaces de causar su propio daño”.

Como bombas de Hiroshima

Jewitt dijo que dada la alta velocidad de un impacto típico, una roca de 15 pies que golpea la Tierra entregaría tanta energía como la bomba atómica que se lanzó sobre Hiroshima.

Afortunadamente, ni Dimorphos ni el enjambre de rocas han representado nunca ningún peligro para la Tierra. La NASA eligió Dimorphos porque estaba a unos 9 millones de kilómetros de la Tierra y medía menos de 200 metros de ancho, lo suficientemente cerca como para ser de interés y lo suficientemente pequeño, razonaron los ingenieros, que la misión DART fuera capaz de cambiar la trayectoria del asteroide.

Cuando se estrelló contra Dimorphos a 20.000 kilómetros por hora, DART redujo la órbita de Dimorphos alrededor de su asteroide gemelo, Didymos, unos pocos milímetros por segundo. Pero, según las imágenes tomadas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA, la colisión también sacudió 37 rocas, cada una de 1 a 7 metros de ancho. Ninguna de las rocas está en camino de golpear la Tierra, pero si los escombros de la futura desviación de un asteroide llegaran a nuestro planeta, dijo Jewitt, golpearían a la misma velocidad que viajaba el asteroide, lo suficientemente rápido como para causar un daño tremendo.

Rocas en la superficie

La investigación, publicada en Astrophysical Journal Letters, encontró que las rocas probablemente fueron arrancadas de la superficie por el impacto. Una fotografía de primer plano tomada por DART solo dos segundos antes de la colisión muestra una cantidad similar de rocas en la superficie del asteroide, y de tamaños y formas similares, a las que fueron fotografiadas por el telescopio Hubble.

Los cantos rodados que estudiaron los científicos, entre los objetos más débiles jamás vistos dentro del sistema solar, se pueden observar en detalle gracias al poderoso telescopio Hubble.

“Si seguimos las rocas en futuras observaciones del Hubble, es posible que tengamos suficientes datos para precisar las trayectorias precisas de las rocas”, dijo Jewitt. “Y luego veremos en qué direcciones fueron lanzados desde la superficie y descubriremos exactamente cómo fueron expulsados”.

La nave espacial HERA de la Agencia Espacial Europea tendrá la oportunidad de recopilar más datos sobre las rocas cuando regrese a Dimorphos en 2026 para estudiar los resultados de DART con más detalle. Los hallazgos de esa misión informarán futuras estrategias y tecnologías de defensa planetaria, dijo Jewitt.

Más vistas